Marcas, Móviles Táctiles, Nokia|11 diciembre 2012 11:10 am

Nokia Lumia 820, el teléfono de Nokia más respetuoso con el medio ambiente


Nokia Lumia 820

Amarillo, negro, gris, blanco, púrpura, rojo, cián… y  verde. Son los colores en los que está disponible el Nokia Lumia 820, uno de los últimos teléfonos presentados por la finlandesa Nokia y parte del trío de terminales destinados a dar a conocer lo último de Microsoft para móviles, Windows Phone 8. No obstante, la última variedad cromática es más metafórica que figurada, ya que no habrá, al menos por el momento, una versión del Nokia Lumia 820 con carcasa verde. En este sentido, hablar de este color tiene más que ver con el compromiso medioambiental que la firma finlandesa ha contraído desde hace tiempo a través de su política comercial.

Si nos centramos en el Nokia Lumia 820, comprobamos que el fabricante señala orgulloso que este equipo es el más concienciado con los objetivos ecológicos de la compañía. Tal es así que la propia firma admite que el Nokia Lumia 820 es la apuesta de la empresa para ser el “smartphone más ecológico del momento”. Así, expresan que han cuidado especialmente cinco puntos concernientes a la fabricación, comercialización y gestión de recursos del propio dispositivos con vistas a mantener esos estándares de cuidado medioambiental.

Nokia Lumia 820

Para empezar, el Nokia Lumia 820 ha sido fabricado con materiales procedentes del reciclado de metales, así como bioplásticos empleados para sus carcasas. De este modo, se ha evitado el uso de sustancias y elementos perjudiciales para el medio ambiente, tales como níquel o PVC. Parte de esa preocupación por el uso de productos reciclados también está presente en el envoltorio del producto, algo en lo que Nokia lleva ya varios años subrayando su conciencia. De este modo, el Nokia Lumia 820 se venderá en unas cajas desarrolladas con cartones cuya composición procede en un 60 por ciento de celulosas procedentes del reciclaje. El resto de los componentes con los que se elaboran esos cartones llegan de bosques certificados al cien por cien para tal cometido.

Una vez que tenemos el Nokia Lumia 820, su faceta ecológica seguirá siendo un hecho. Tal es así que el teléfono viene equipado con una serie de sistemas de control de gasto de energía, de modo que no sólo nos permita disfrutar de ciclos de uso más prolongados entre carga y carga, sino que además esto se traduzca una mayor eficiencia a la hora de reclamar electricidad. Llegado el caso, cuando sea necesario recargar su batería, emplearemos una unidad de corriente Nokia AC-50, que, según declara la propia compañía, apenas consume energía cuando no está conectado al terminal —reduciendo significativamente el llamado consumo fantasma.

Después de haber usado el Nokia Lumia 820 durante mucho tiempo, tocará reemplazarlo por otro equipo. Llegado ese punto, el terminal cumplirá no sólo su ciclo de uso, sino también con el fin de su compromiso medioambiental, haciéndolo con la misma coherencia que el primer día. En este sentido, el teléfono podrá ser recuperado por Nokia de cara a la reutilización de algunos de sus componentes, así como para que sus materiales puedan ser reciclados con vistas a que nuevos dispositivos puedan contar con la misma vocación que el Nokia Lumia 820.

Imagen de previsualización de YouTube
Etiquetas:

Dejar un Comentario