Comprar móviles en China

Xiaomi, Meizu, OnePlusOppo, Jiayu… el mercado de la telefoní­a móvil se ha visto interrumpido por marcas chinas que, aprovechando los bajos costes de producción de sus paí­ses de origen, han decidido lanzarse a la fabricación en masa de teléfonos inteligentes que van mucho más allá de lo que nos podrí­amos pensar al hablar de un móvil chino. El OnePlus One, con su precio cercano a los 300 euros, incorpora una pantalla de 5.5 pulgadas con resolución Full HD, un procesador Qualcomm Snapdragon 801, 3 GigaBytes de RAM, hasta 64 GigaBytes de memoria interna, 3.100 mAh de baterí­a… en resumen, unas caracterí­sticas imposibles de igualar en un móvil del mismo rango de precio distribuido en Europa.

Pero, ¿merece la pena comprar móviles en China? ¿Existen riesgos a la hora de realizar este tipo de compras? En esta ocasión, más que explicar cómo funciona la compra de un móvil en China, nos vamos a centrar en analizar por qué no sale a cuenta comprar un móvil en China a dí­a de hoy. Motivos para llegar a esta conclusión precisamente no hay pocos, por lo que procedamos a conocer algunos de ellos.

Comprar móviles en China

La garantí­a existe, pero requiere paciencia

Los teléfonos inteligentes importados directamente desde China tienen, por lo general, un año de garantí­a. Estamos hablando de una garantí­a normal y corriente que cubre cualquier problema de fábrica que pueda traer el móvil, y en principio no parece que los fabricantes chinos pongan excesivas trabas a la hora de cambiar un móvil con un fallo de fábrica.

El problema de la garantí­a de un móvil chino es el mismo que el de los seguros: otorgan tranquilidad mientras no haya ningún problema, pero en el momento de hacer uso de ellos suponen un enorme quebradero de cabeza. Si hemos importado un móvil directamente desde China, para gestionar la devolución deberemos contactar directamente con la tienda o el vendedor al que compramos nuestro terminal. Una vez explicado nuestro problema, suponiendo que el idioma no sea una barrera, tendremos que enviar el móvil a su paí­s de origen para que el responsable de la garantí­a pueda analizar el problema (es decir, entre 15 y 20 dí­as de espera).

Suponiendo que no haya ningún problema, el responsable de la garantí­a enviará otro teléfono inteligente a nuestra dirección (es decir, otros 15 o 20 dí­as de espera). De esta forma, una gestión que en una tienda europea se solucionarí­a en cuestión de dí­as (semanas en el peor de los casos) acaba llevando prácticamente dos meses en los que quedamos completamente incomunicados. Todo ello sin hablar de los gastos de enví­o.

Por supuesto, también tenemos la posibilidad de comprar un teléfono inteligente desde una tienda española, en cuyo caso la garantí­a que obtenemos por parte del vendedor es de dos años. Además, por lo general, suele ser el vendedor el que se encarga de realizar todos los trámites necesarios para que podamos tramitar nuestra garantí­a con las máximas comodidades posibles. Pero en este mundo las comodidades no salen baratas, y el hecho de comprar un teléfono inteligente chino en una tienda española supone un incremento en el precio del terminal, lo que puede llegar a hacer que su compra ya no sea tan atractiva en comparación al precio de otros móviles europeos de caracterí­sticas similares.

Comprar móviles en China

Aduanas, siempre al acecho

Si decidimos comprar un móvil desde China mediante un método de enví­o convencional, es poco probable que nuestro pedido llegue a los ojos de las Aduanas, pero a cambio tendremos que esperar hasta un mes -o más- para recibirlo en nuestra casa, por no hablar de los problemas que tendremos para identificar el lugar en el que se encuentra en cada momento nuestro enví­o. En cambio, elegir un enví­o mediante una empresa de mensajerí­a privada es mucho más rápido y cómodo, pero supone un problema: existen muchas probabilidades de que el paquete sea detenido por los inspectores de las Aduanas.

Y, cuando las Aduanas interceptan un móvil importado desde China, se activa automáticamente la campana del dinero. En un teléfono inteligente de hasta 150 euros de valor, el comprador deberá pagar el IVA del producto (21%, al menos a dí­a de hoy) y, a partir de los 150 euros de valor, también se deberán abonar los aranceles correspondientes. En otras palabras: si compramos un móvil desde China y tenemos la mala suerte de que Aduanas intercepte el paquete, la compra nos saldrá muy cara.

Comprar móviles en China

El cambio del euro/dólar, en caí­da libre y sin frenos

Hace exactamente un año (el dí­a 28 de febrero de 2014), con un euro obtení­amos 1.38 dólares; a dí­a de hoy, con un euro podemos llegar a recibir 1.11 dólares. Esto quiere decir que, por cada euro que gastamos en comprar nuestro móvil importado, estamos perdiendo 27 centavos que hace justamente un año nos hubieran servido para hacer mucha más rentable nuestra compra. Para que nos hagamos una idea de esta despreciación del euro, un teléfono inteligente de 600 dólares nos hubiera costado 434 euros hace un año; ahora, nos costarí­a 540 euros, todo ello sin que haya existido ninguna milagrosa recuperación (o brote verde) del euro de por medio.

El tipo de cambio está en caí­da libre, y nada hace pensar que en un futuro se puedan cambiar las tornas (suponiendo que la situación no vaya todaví­a a peor). Por lo tanto, comprar un teléfono inteligente importado desde una paí­s (o una tienda) que utiliza el dólar ya no sale tan rentable, y el precio que debemos abonar para realizar la compra resulta notablemente superior al que tendrí­amos que haber abonado hace un año.

Comprar móviles en China

Copias falsas o clones, la sombra china

Los chinos son expertos en copiar productos, pero no solamente productos europeos o estadounidenses, sino que también son capaces de copiarse a sí­ mismos. Partimos de la base de que comprar una copia o un clon de un móvil distribuido en el mercado europeo es mala idea, y supongamos que lo que queremos comprar es un Xiaomi, un OnePlus o un Jiayu¿estamos realmente preparados para identificar si el móvil que hemos recibido es el original, y no una réplica exacta fabricada utilizando materiales de peor calidad? La respuesta, en la mayorí­a de los casos, es un rotundo no.

La realidad es que existen vendedores asiáticos que distribuyen copias o clones exactos de los móviles chinos más populares del mercado. Muchos de ellos son honestos y distribuyen estos móviles bajo otros nombres (en el caso del Xiaomi Mi4, existen clones que responden a los nombres de NO.1 Mi4, Doogee DG850 Hitman o Zeaplus M4), pero también hay vendedores que ponen a la venta estos terminales bajo el nombre del modelo al que están falsificando. Es tal el alcance de este problema que, por ejemplo, Xiaomi se ha visto obligada a distribuir una página web ( https://jd.mi.com/ ) que permite comprobar en cuestión de segundos si un móvil de su marca es falso.

Conclusiones

Lo barato puede llegar a salir muy caro. El evidente ahorro de dinero que existe en un teléfono inteligente comprado desde territorio asiático no sale gratis, y supone correr todos los riesgos que hemos recopilado en este artí­culo. Por supuesto, también puede darse el caso de que no tengamos ninguno de los problemas que rodean a las compras de móviles en China. De cualquier forma, comprar un móvil desde China supone muchos riesgos, y debemos ser conscientes de ello antes de embarcarnos en una compra de este tipo.

Invitamos a los lectores a que compartan sus experiencias a la hora de comprar un móvil desde China, ya sea directamente desde una tienda asiática o desde una tienda española.

Primera imagen publicada originalmente por livemint, tercera imagen publicada originalmente por kingworldnews.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.