Wiko Rainbow Up

El Wiko Rainbow Up es un móvil de gama media con una clara apuesta por el colorido y un conjunto de especificaciones equilibradas. Entre ellas contamos un panel IPS de 5 pulgadas con resolución HD, un diseño fino y delgado con apenas 8,3 milí­metros de espesor o la posibilidad de aprovechar sus dos ranuras para tarjetas SIM para llevar con nosotros dos lí­neas distintas. Y todo ello con la última versión del sistema operativo Android 5.0 Lollipop, para disfrutar de todas las novedades que ha introducido Google en su sistema operativo estrella. El Wiko Rainbow Up ya se puede encontrar en el mercado por un precio comedido de 150 euros. Te contamos sus principales detalles.

Uno de los aspectos que primero llaman la atención de este teléfono es su colorido. Wiko ha desplegado este terminal en cuatro tonalidades diferentes: negro, blanco, turquesa y coral. Una elección interesante para personalizar el equipo a nuestro gusto. Además, cuenta con un diseño bastante fino con el uso de una aleación de magnesio y aluminio de 8,35 milí­metros de grosor y un peso competitivo de 125 gramos que facilitan su manejo a una mano. En cuanto a su pantalla, se utiliza un panel IPS con tamaño de 5 pulgadas y resolución HD de 1.280 x 720 pí­xeles. En este punto nos gustarí­a destacar su protección a través de cristal Dragontrail para mejorar su resistencia frente a golpes y arañazos. Además, con su tecnologí­a Full Lamination se reducen los reflejos y se mejora la respuesta táctil.

Wiko Rainbow Up

En las entrañas de este modelo tenemos un procesador de cuatro núcleos con una potencia de 1,3 GHz, junto a una memoria RAM de 1 GB. Se trata de un conjunto suficiente aunque algo limitado (sobre todo si estamos acostumbrados a utilizar muchas apps abiertas al mismo tiempo). En cuanto a la memoria interna, asciende a los 8 GB. En principio, se trata de un espacio que puede servir para un uso habitual, pero sí­ explotamos las cámaras de este teléfono es probable que tengamos que echar mano de una tarjeta MicroSD adicional. Hablando de cámaras, este es uno de los puntos que más ha querido destacar Wiko. En la parte trasera tenemos un objetivo con resolución de 8 megapí­xeles, con autoenfoque, flash LED y modo HDR para mejorar las fotos con poca luz.

Sin duda, no es de las más potentes del mercado, pero Wiko ha incluido con el pack un accesorio que nos dará mucho juego. Se trata de Magic Lens, un accesorio que se coloca delante del objetivo y nos permitirá hacer fotos como si en realidad tuviéramos una lente de tipo ojo de pez, un gran angular o una lente macro. Por la parte delantera se ha introducido una buena cámara de 5 megapí­xeles para selfies y videoconferencias. En el campo de las conexiones, tenemos compatibilidad con redes 3G HSPA+ (en este caso no hay compatibilidad con redes 4G), WiFi, Bluetooth 4.0 o GPS. Además, los usuarios podrán llevar en un mismo teléfono su lí­nea privada y su lí­nea de trabajo gracias al uso de una doble ranura para tarjetas SIM.

Sólo nos queda por tratar la autonomí­a de este modelo a través de su baterí­a de 2.800 miliamperios. Se trata de una capacidad muy notable para un terminal de este tamaño y promete hasta 16,3 horas en conversación 3G y 380 horas en reposo. El Wiko Rainbow Up ya se puede encontrar en el mercado por un precio de 150 euros.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,