raton bluetooth

¿Alguna vez te has preguntado si la famosa “flechita” del ratón se podí­a usar en tu dispositivo móvil? La respuesta es sí­, claro.

Los que no se lo haya preguntado, probablemente pensarán, ¿y para qué diantres quiero yo conectar un ratón a mi teléfono móvil? Lo cierto es que, al margen de satisfacer la curiosidad o hacer un rato el payaso, puede haber razones de utilidad, como aquellos casos en los que el funcionamiento táctil de tu teléfono haya dejado de funcionar, y no puedas sustituir el terminal a corto plazo, o simplemente quieras guardar (o borrar) algunos datos antes de hacer el cambio. Hay otra situación en la que podrí­a serte de utilidad conectar un ratón a tu móvil, y ese caso es cuando quieras convertir tu móvil puntualmente en una CPU, conectando el teléfono a una pantalla mediante un cable con un adaptador y luego un ratón (y un teclado) ví­a bluetooth, creando un ordenador improvisado. Lógicamente, ésta no es una solución a largo plazo, ya que es bastante incómodo de utilizar, pero puede salvarte de un apuro.

Conectando un ratón

Da igual la marca, no importa si es de Apple o Logitech, mientras sea Bluetooth. El funcionamiento es el siguiente: primero, enciende el ratón (tendrá algún tipo de interruptor para encender o apagar la función Bluetooth). Acto seguido, ve a tu teléfono móvil y en la sección de ajustes, busca la opción de Bluetooth, enciéndela y comprueba que el teléfono está buscando otros dispositivos Bluetooth. Al poco, deberí­a aparecer uno nuevo, (no podemos deciros un nombre, porque claro, dependiendo de la marca y el modelo tendrá uno u otro, probablemente sólo será una serie muy larga de números). Lo conectas, esperas a que el teléfono lo acepte, y ya está. A partir de ese momento puedes navegar por tu móvil de la misma manera que lo harí­as en tu ordenador: el “click” sustituye al “tap”, y manteniendo el botón pulsado moverás el scroll de las páginas, de la misma manera que haces cuando arrastras el dedo en tu teléfono móvil. En algunos modelos podrás usar el botón secundario igual que el botón de opciones de muchos teléfonos Android, pero eso es algo que tendrás que probar en tu dispositivo concreto. Para dejar de usar el ratón, simplemente apaga el Bluetooth y ya puedes volver a usar tu dedo, como si nada hubiera pasado.

bluettooth

Para aquellos que se pregunten si se pueden utilizar ratones que no sean Bluetooth, la respuesta también es sí­. Para llevarlo a cabo necesitarás hacerte con un adaptor micro USB a USB, y en ese paso es donde residirá la dificultad (tendrás que comprarlo por Internet o tener mucha suerte en una tienda de informática), ya que al margen de eso, una vez esté enchufado el ratón, funcionará de manera automática sin tener que activar nada. Tened en cuenta, tanto en este caso como el anterior, que no podéis ajustar el ratón para cambiar los botones principal y secundario, por ejemplo para usar el ratón como zurdo, al no haber un menú para ello.

Esperamos que os haya sido de utilidad esta información, nunca se sabe cuándo puede venir bien tener un cursor a mano para salvar la situación.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...