iphone4orange1

Finalmente, fue iPhone 4, y no iPhone 4G. Puede que la razón de que Apple no le haya dado la razón a quienes bautizaron el nuevo manzanófono de esta forma se encuentre, precisamente, en su perfil de conexiones: el iPhone 4 no dispone de conexión LTE ni WiMax, como muchos especulaban. Esos sistemas de transferencia de datos, conocidos popularmente como 4G por suponer el cuarto salto tecnológico en lo que a comunicaciones móviles se refiere, brillan por su ausencia en el iPhone 4, algo que hace que los analistas los pongan en el punto de mira de la edición de 2011 del iPhone.

Ya sabemos del gustillo de Apple por guardarse algún cartucho en la recámara para actualizar sus productos y hacer que no deje de fluir el dinero a expuertas. La reserva de estos sistemas de conexión para una versión del iPhone que verí­a la luz el próximo año (desde 2007, Apple ha venido presentando un nuevo móvil cada año) no es una especulación gratuita, sino que responderí­a a la tendencia de este fabricante por exprimir al máximo las caracterí­sticas imperantes en el momento en que lanza cada uno de sus artí­culos.

iPhone 4 07

Otro de los puntos que ha llamado la atención del iPhone 4 es que no ha hecho el esfuerzo por plantarle cara al puñado de móviles de esta generación que equipan procesadores de un GHz, una potencia similar a la de un pequeño portátil. Pese a que la edición 2010 del iPhone permite visualizar y editar ví­deo en alta definición 720p, la instalación de un chip de semejante solvencia podrí­a haber desahogado los recursos del teléfono (aunque también podrí­a haber supuesto un varapalo para la autonomí­a). Precisamente, la incursión de un procesador de 1,5 GHz en el iPhone 2011 es lo que motivarí­a la ausencia de un chip de esta caracterí­sticas, con vistas a dejar ver un salto cualitativo aún más llamativo.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.