Vodafone

Desde ayer, 29 de mayo, España ya es 4G gracias a Vodafone. La operadora de origen británico dio un golpe de efecto el pasado lunes anunciando el inmediato estreno de su red LTE en nuestro paí­s, asestando un golpe a Yoigo y Orange, quienes no dispondrán de cobertura activa para sus clientes en 4G hasta el próximo mes de julio. De este modo, Vodafone se adelanta a la competencia y rompe con los planes que compartió en febrero de este año, durante el Mobile World Congress 2013 de Barcelona, cuando Paco Román, presidente de la compañí­a en España, anunció que no desplegarí­an la red LTE hasta que el regulador no distribuyese las frecuencias más potentes a tal efecto.

“Preferimos esperar para no adelantar nuestra estrategia”, asegura César Cid, el responsable del servicio 4G de Vodafone en nuestro paí­s. “Nuestra intención era empezar en 1.800 MHz (una de las dos frecuencias sobre las que funcionará la red LTE en España), pero con intención de trabajar en 800 MHz”. Al aludir a esta situación, Cid se refiere al cuello de botella con el que se han topado las operadoras para poder comenzar a dar cobertura en el tráfico de datos de cuarta generación. “Nos hubiese gustado empezar el despliegue en 800 MHz, pero el factor de la liberación de las frecuencias es lo que ha ralentizado el proceso”, señaló, en clara referencia al problema que no se solucionará hasta que el regulador permita que dicha banda de 800 MHz, actualmente empleada para la retransmisión de algunos canales de la TDT, sea destinada a los servicios de Internet móvil que tanto desean las compañí­as telefónicas.

Es asunto no es caprichoso en absoluto. La red de 800 MHz es más potente y estable, y permite que la cobertura en interiores sea mucho mejor de lo que resulta en base a las bandas de 1.800 y 2.600 MHz, que requieren de más puntos de conexión. No obstante, César Cid asegura que el servicio que ya está disponible en siete ciudades de nuestro paí­s (Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Bilbao, Málaga y Palma de Mallorca) es del todo satisfactorio. “Nosotros hemos logrado puntas de descarga de 132 Mbps”, apunta el responsable del servicio en Vodafone, añadiendo que “unos compañeros de televisión hicieron la prueba de darse de alta grabando el proceso, y en pocos minutos ya estaban descargando datos a unos 50 Mbps”, apuntando que una vez funcionado en LTE, las tasas de bajada no deberí­an ser menores a un marge de “entre 2o y 30 Mbps”.

LTE

Y es que si algo bueno tiene el servicio 4G es la velocidad. Y no sólo de descarga, que puede lograr cotas teóricas de hasta 150 Mbps ””siempre que contemos con un terminal preparado, es decir, que cumpla con el estándar de categorí­a cuatro””, sino también de subida. “No hay que olvidar que con el 4G de Vodafone podemos llegar a los 50 Mbps, que es más de lo que se consigue con la fibra óptica”. No obstante, no sólo de velocidad presume la tecnologí­a LTE. La latencia es otro de los puntos fuertes del 4G. Gracias a esto, el tiempo de conexión es entre “seis y siete veces menor respecto al 3G“, lo cual implica que desde que solicitamos una visita a una web, el visionado de un ví­deo en YouTube o la entrada en una partida de un juego online, hasta que comenzamos la actividad, el periodo que pasa es prácticamente imperceptible. En otras palabras, la conexión es instantánea, reduciendo los tiempos de carga hasta ser inapreciables.

Estos dos factores, velocidad y latencia, redundan en una mayor satisfacción por parte del usuario que recurra al servicio para acceder a Internet desde su terminal móvil o desde un ordenador ””recurriendo a un módem USB preparado o un punto MiFi””. Pero no sólo eso. Con el aumento en la velocidad y en la calidad de la recepción, la posibilidad de visionar, por ejemplo, ví­deos de alta definición se traduce en otro factor que ya forma parte de la estrategia de Vodafone: un aumento en el consumo de datos, y con ello, muchas posibilidades en lo tocante a nuevas fórmulas de facturación. Por el momento, Vodafone no está en disposición de revelar el rumbo que planean en este sentido, pero las condiciones que ya han expresado para acceder a su servicio 4G adelantan pistas de lo que estarí­a por llegar. Actualmente, el acceso al LTE de Vodafone es gratuito para todos los usuarios que se den de alta. Pero a partir del 30 de septiembre costará 10,89 euros al mes, independientemente de la cuota de datos contratada. Sólo los clientes que hayan suscrito las tarifas más caras (Red3, Red3 Pro y el bono de Internet móvil de 10 GB) tendrán barra libre sin coste adicional. No obstante, queda en interrogante qué nuevas tarifas diseñará Vodafone para beneficiarse de las posibilidades del 4G. Sobre la mesa se depositan varios escenarios, que pasan por un aumento en los paquetes de datos, la concentración el negocio de facturación precisamente en el tráfico de Internet móvil y la adaptación del servicio para entornos domésticos. “Queremos generar demanda y tráfico, adaptando el precio del tráfico”, asegura Cid, que nos emplazó a los próximos meses para saber cómo plantearán la estrategia de la segunda fase de su red 4G.

Esa segunda fase pasa además por aumentar las áreas de cobertura del LTE en España. Dicho aumento no sólo afectarí­a a la calidad de la cobertura en las ciudades donde actualmente ya es posible acceder a las redes 4G desde un terminal preparado, sino también a nuevas áreas geográficas. Pero César Cid se mantuvo prudente, y no señaló qué ciudades se sumarí­an al despliegue y en qué momento dispondrí­an de cobertura LTE. El futuro del 4G de Vodafone también se abre a la explotación de servicios que podrí­an verse notablemente mejorados gracias a la potencia del LTE, como la posibilidad de realizar llamadas de voz sobre IP (VoIP) de alta calidad y de prestar conexión doméstica en zonas donde no llega el ADSL ””brindando tasas de transferencia mucho mayores, lógicamente””.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.