Cargar móvil

Hacemos muchas cosas por inercia, por sistema y sin pensar muy bien porqué. Nos han dicho que si ponemos el teléfono en arroz cuando se nos ha mojado, conseguiremos encenderlo y resucitarlo de nuevo. También nos prohí­ben usar el teléfono en un avión por si, en teorí­a, ocurre un accidente y nos dicen que no hablemos por el móvil en una gasolinera, no vaya a ser que prendamos fuego y la estación salte por los aires. Pero, ¿qué hay de cierto en todo esto? ¿Estamos ante verdades o mitos? Hoy queremos repasar cinco de los mitos más extendidos sobre los teléfonos móviles para saber si son verdad o en realidad no se trata más que de grandes mentiras.

1. Tener el móvil cargando toda la noche es malo

Dice la rumorologí­a que cargar la baterí­a del móvil durante muchas horas (por ejemplo, la noche entera) es malo porque la sobrecarga. Las baterí­as que actualmente llevan instaladas nuestros teléfonos móviles son inteligentes (como los teléfonos) y cuando alcanzan el 100 % de la capacidad de carga, dejan de recargarse, así­ que no hay posibilidad de sobrecarga. Sí­ es recomendable, sin embargo, mantener siempre conectado el teléfono, incluso cuando no necesita recarga. Esto es MENTIRA. 

2. Al estrenar móvil hay que dejar que se agote la baterí­a antes de cargar

Sobre todo, cuando llegues a casa usa el teléfono móvil hasta que se agote la baterí­a y luego lo pones a cargar. Es una recomendación que nos han hecho a todos cuando compramos un dispositivo en una tienda. Pues bien, lo único que hay que hacer cuando saquemos el teléfono de la caja es ponerlo a la carga hasta que llegue al 100 % (aunque tampoco es obligado) sin esperar a que se descargue. En absoluto. Olví­date de hacer ese ritual, porque podrás empezar a cargarlo cuando quieras. Esto es MENTIRA. 

Arroz móvil

3. Si el móvil se empapa hay que meterlo en arroz para que se seque

Se te ha caí­do el teléfono al baño o en la piscina. Corres desesperado a meter el teléfono y todos sus componentes en arroz para que, en teorí­a se sequen. La teorí­a dice que el cereal será capaz de absorber la humedad que haya quedado dentro del teléfono, pero lo cierto es que esto no es del todo cierto. Es verdad que tras bastantes dí­as secando (puede que tengas que tenerlo un par de semanas descansando entre los granos), tu móvil pueda llegar a resucitar, pero lo más probable es que los componentes hayan quedado dañados de manera irreversible. De hecho, el agua puede tener efectos corrosivos sobre la maquinaria interna del equipo y esto no hay manera de corregirlo. Si has tenido mala suerte y el agua ha afectado a los principales componentes, tu móvil habrá muerto. Esto es MENTIRA. 

4. Usar el móvil en una gasolinera puede provocar un incendio o explosión

Que un móvil produzca una deflagración en una gasolinera es harto improbable. Estando en gasolineras repostando todos hemos pensado en que usar el móvil no es conveniente, porque un chispazo puede llegar a provocar un incendio o incluso una explosión. Pues bien, para que se diera esta circunstancia tendrí­amos que mezclar tres componentes combustible, oxí­geno y una fuente de calor. El tercer componente, con un teléfono, es improbable, así­ que en este sentido no debes temer. Esto es MENTIRA. 

Móvil avión

5 . Usar el móvil en un avión es peligroso

El mito de que usar el móvil en un avión es peligroso ha sido alimentado por las propias compañí­as aéreas, pero lo cierto es que si comparamos la radiación que emite un teléfono con la que recibe un avión desde las torres de control e incluso del propio sol. También es verdad que los pasajeros están pegados a los móviles como imanes, así­ que no es extraño que se les solicite que abandonen sus equipos por un rato para prestar atención a las instrucciones que da la tripulación. Sea como sea, esto también es MENTIRA.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.