Cómo limitar el uso del móvil a menores

Llega un momento en la vida de todo padre que tiene que enfrentarse con la posibilidad de ver a su hijo con móvil. Los peligros que acechan en Internet y la inocencia de los más peques son dos razones de peso para que evitemos a todo costa que nuestros hijos entren en el universo móvil. Sin embargo, no hay que ser tan radicales. Podemos establecer una serie de pautas para que tengan uno sin poner en riesgo su seguridad. Desde aplicaciones con control parental, hasta llegar a acuerdos con ellos, o configurar el sistema operativo. Existen soluciones para respirar tranquilos aún sabiendo que tienen smartphone. Si te interesan no dejes de seguir leyendo. Te explicamos cómo limitar el uso del móvil a menores.

Establece límites de uso

Si el uso de la telefonía es adictiva para los mayores imagina para un niño. Sobre todo si tiene instalados juegos y aplicaciones, puede pasarse las horas muertas pegado. Aprende a poner límites y no dejes que tu hijo sea un esclavo de su teléfono. Por ejemplo, puedes pactar con él un uso razonable de una hora diaria por la tarde una vez acabada la tarea de la escuela. Evita que lo coja antes de dormir o que se lo lleve al colegio por la mañana. Intenta, además, que el rato que lo esté usando estés cerca suya para controlar qué hace en todo momento.

móvil niños

Ten una charla amigable

Antes de que tu hijo use por primeva vez el móvil, no olvides tener una charla con él para explicarle didácticamente los peligros de Internet. Coméntale que se trata de una herramienta muy útil, pero que hay que establecer unos parámetros de seguridad para evitar un encuentro con hackers y malas personas. Avisa a tu hijo de que jamás comparta su ubicación o contraseñas, y de que no hable con usuarios que no conoce de nada en aplicaciones o webs. También dale la confianza necesaria para que consulte contigo al instante en caso de que note algo extraño en el móvil que se salga fuera de lo normal.

Configura el sistema

Uno de los mayores temores cuando nuestro hijo está con el móvil es que pueda acceder a contenido inapropiado. Por lo tanto, lo mejor es configurar el sistema para restringir diferentes accesos. Se trata de un proceso muy sencillo tanto en dispositivos iOS como Android, ya que los dos disponen de funciones de control parental. En iPhone solo hay que entrar en Ajustes, General para ver un apartado que se llama Restricciones. Este nos permite activarlas para diferentes aplicaciones y servicios, como el navegador Safari o la cámara. Asimismo, también podemos restringir la localización, contactos, las fotos o publicidad.

seguridad móvil

En el caso de los dispositivos con sistema operativo Android, será necesario crear un perfil específico para nuestro hijo. Para ello, entra en Ajustes y Usuarios y añade uno nuevo. Una vez que esté creado, podrás configurar restricciones y decidir a qué aplicaciones puede tener acceso.

Usa una app de control parental

Aunque, como hemos explicado en el punto anterior, se puede configurar el sistema para restringir accesos, hay aplicaciones específicas de control parental con funciones más completas. Una de ellas es Qustodio, diseñada para controlar todo lo que hace el menor, tanto desde el dispositivo móvil como en la tableta o en el ordenador. Esta app limita el uso de herramientas, aplicaciones y juegos, pero además es capaz de monitorizar la actividad en redes sociales. También bloquea servicios, y permite fijar franjas de uso para que el pequeño deje de utilizar el equipo en el momento que establezcamos.

Más allá de estas funciones básicas, dispone de otras más específicas de seguridad bastante interesantes. Por ejemplo, podrás saber en qué lugar está tu hijo gracias a la localización, así como conocer en todo momento con quién habla, su historial de navegación o leer sus mensajes. Por si esto fuera poco, la app incluye un botón del pánico para que se ponga en contacto contigo de forma rápida en caso de necesitarlo.

seguridad menores

Qustudio no es la única aplicación que podemos destacar y que os recomendamos. Hay otras similares como Norton Family Parental Control, Screen Time o Pumpic. Esta última con con funciones de seguridad más específicas para plataformas como Facebook, WhatsApp, Instagram, Snapchat o Skype.

Bloquea las compras in-app

Siempre que tu hijo quiera una nueva aplicación, asegúrate de que la instala delante tuya o, en su defecto, que mejor te pida que lo hagas tú. Por supuesto, ten una contraseña de seguridad para acceder a la tienda de aplicaciones. Asimismo, asegúrate de que haya que introducirla siempre que se descargue una nueva. De la misma forma, no te olvides de descativar la opción de las compras in-app tanto en iOS como en Android.

En el caso de iPhone, es tan fácil como volver de nuevo al menú de las Restricciones que te explicamos anteriormente y desplazarte hasta la pestaña “Compras en la app”. Está ubicada  debajo de instalar y eliminar aplicaciones. Solamente tendrás que desactivar la pestaña para que no sea posible realizar ninguna compra.

seguridad movil menores

En dispositivos Android los pasos son muy parecidos. Entra en el apartado “Controles de Usuario” y solicita la inserción de una contraseña en la opción “Pedir autenticación para realizar compras”. Lo suyo es que dentro del perfil de tu hijo actives la opción “pedir la autenticación para todas las compras”. Así, siempre será necesario que introduzcas la contraseña que has escogido en el momento de hacer cualquier compra dentro de aplicaciones.

Limita el uso del móvil con la WiFi

Algunas aplicaciones de control parental te permiten apagar el móvil cuando establezcas para que tu hijo deje de usarlo de una vez. Si esto da lugar a problemas, lo mejor es que desactives el router o, en su defecto, cambies la clave de forma que tu hijo no pueda usar Internet desde su smartphone. Lógicamente, el no tener posibilidad de conectarse le dejará sin poder usar juegos y apps, navegar por webs o hablar con sus amigos en redes sociales. Así tú respirarás tranquilo unas cuantas horas.

Otras noticias sobre... ,