iphoneantena2

Fue el responsable de fabricación de la antena del iPhone 4 y por ende, la razón de todos los males que han acaecido a Apple durante estos últimos meses. Se llama Mark Papermaster y es el ingeniero que acaba de ser expulsado de la compañí­a de Steve Jobs. Según el responsable de Apple, ya hace tiempo que se habí­a perdido la confianza en el susodicho, de manera que Papermaster ya no participó en las últimas decisiones tomadas por la empresa. El ingeniero, que provení­a de IBM, ha durado dos años en la compañí­a para terminar en la calle y con un gran fracaso en la mochila: el vergonzoso Antennagate de Apple.

ingenieroapple1

Sea o no sea suya la responsabilidad absoluta de los errores del iPhone 4, Papermaster ha salido por la puerta de atrás con todas las culpas a cuestas. Por ahora, Apple ya le ha buscado un sustituto. Se trata de Bob Mansfileld, el que ocupará el cargo de presidente de ingenierí­a de hardware para Macintosh y quien supervisará los componentes del iPhone y el iPod Touch. Por si esto fuera poco, Apple se encuentra en pleno proceso de selección de un ingeniero de antenas, noticia que ya se conoció pocos dí­as después de salir a la luz el problema del Antennagate.

iphoneantena1

Pero la cosa no ha acabado aquí­. Y es que The New York Times ha dado a conocer más intimidades corporativas alrededor de la salida de Papermaster. El medio ha confirmado que en los últimos meses Steve Jobs habí­a perdido la confianza en el ingeniero, quien parece que no supo adaptarse a la polí­tica o cultura corporativa de la factorí­a Apple. ¿Pero hay que echar todas las culpas a Papermaster?

Algunos expertos dicen que las antenas del iPhone 4 fueron testeadas dos años antes de la salida del terminal, de manera que Papermaster no habrí­a formado parte del equipo responsable, al entrar a formar parte de la compañí­a el pasado mes de noviembre de 2008.

Fotos de: William Hook

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.