susto_factura_1

Los teléfonos móviles, los smartphones y muchos otros dispositivos móviles están convirtiéndose casi en indispensables en la vida de muchas personas. Los consumidores los utilizan no sólo para hablar, sino también para enviar mensajes cortos y para navegar por Internet. Las tarifas y los planes cada vez son más complejos y difí­ciles de entender. Esto causa mucha confusión entre los usuarios y los coloca en una situación delicada que los convierte en ví­ctimas fáciles de llevarse un susto cuando llega la factura del móvil.

La FCC (Comisión Federal de Comunicaciones), que es el regulador estadounidense, se ha dado cuenta de la frágil posición del consumidores de telefoní­a móvil. La FCC se basa en las reclamaciones por facturas de móvil abultadas que recibe. Tan sólo en la primera mitad de 2010, ha atendido 764 reclamaciones de este tipo, de las cuáles el 67 por ciento eran relativas a cantidades superiores a cien dólares (unos 72 euros), y una quinta parte eran por más de mil dólares (unos 720 euros).

susto_factura_2Ocho de las quejas recibidas por la FCC se referí­an a importes mayores de 10.000 dólares (unos 7.200 euros), aunque el récord del primer semestre de 2010 lo ostenta una por 68.505 dólares (unos 50.000 euros). Con estos datos en la mano, la FCC ha elaborado una propuesta para que se elabore una ley que obligue a los operadores móviles a avisar a sus clientes, ya sea con un mensaje de texto o de voz, de que han superado el lí­mite de consumo de su plan.

Los operadores móviles que operan en Estados Unidos se oponen a esta propuesta, alegando que ya ofrecen mecanismos de gestión del consumo a sus clientes que, si quieren, pueden usar. La cuestión es que no todos los usuarios saben lo suficiente para utilizar esos medios. Si la propuesta de la FCC triunfara, esos consumidores poco duchos en las nuevas tecnologí­as disfrutarí­an de una barrera más de protección.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.