portabilidad_1

No todos los consumidores se “casan” de por vida con un operador móvil. Las ofertas o las promociones pueden animar a probar con otro, pero manteniendo el mismo número de móvil. La recomendación de un amigo o un familiar también puede llevar a pasar de una compañí­a a otra. En otros supuestos lo que el cliente pretende es que la operadora actual ofrezca un teléfono móvil nuevo.

Sea cual sea el motivo, la cuestión es que, en España, unos 300.000 usuarios suelen cambiar de operador cada mes. Antes de realizar esa operación de portabilidad conviene conocer varios asuntos. La CMT (Comisión del Mercado de Telecomunicaciones) destaca que todo este proceso debe durar un máximo de cinco dí­as laborables, que es el plazo fijado para que las compañí­as realicen la transferencia del número.

portabilidad_2Ese plazo es interno para los operadores, y en la práctica puede suponer algún dí­a más para el usuario. De todos modos, si el cambio se complica, el consumidor puede reclamar ante la Secretaria de Estado de Telecomunicaciones. Por otro lado, la CMT también advierte que las cláusulas de permanencia (generalmente de dieciocho o veinticuatro meses) pueden afectar no solamente al teléfono móvil subvencionado, sino también a la tarjeta SIM (módulo de identificación de suscriptor), por lo que para efectuar la portabilidad habrá que pagar una penalización proporcional al tiempo restante.

Las operadoras no pueden denegar la portabilidad porque haya facturas sin pagar. Por otro lado, el consumidor puede arrepentirse hasta un dí­a y medio antes de que la transferencia del número concluya. De hecho, en España, el 40 por ciento de las solicitudes de portabilidad se cancelan. Eso suele deberse a que la operadora actual pone sobre la mesa una contraoferta, algo voluntario a lo que no está obligada.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.