Mientras los fabricantes mantienen las trincheras en la guerra por los móviles con procesadores más potentes, otra batalla se gesta en la competencia: la de las pantallas. La que podrí­a ser la razón de ser de los móviles táctiles mantiene a las compañí­as desarrolladoras de dispositivos muy atareadas en darle un empujón a sus próximos terminales, apostando por paneles que conjuguen comodidad en el formato (con tamaños bien generosos) y calidad de imagen. Este último punto pasa por aumentar notablemente la resolución de las pantallas.

En este sentido, la coreana Samsung tiene mucho que decir. Es, junto a LG, el primer gran fabricante que no requiere de proveedores externos para equipar paneles. Suya es la tecnologí­a que ha seducido a multitud de compañí­as, la AMOLED, y se reserva la evolución más avanzada para sus dispositivos (la Super AMOLED).

El caso es que en estos dí­as se ha sabido que ante la avalancha de dispositivos que casi equipararán la calidad de sus paneles con los de pequeños ordenadores portátiles (Toshiba tiene lista una pantalla de 1.280 x 720 pí­xeles), la coreana se ha puesto las pilas, y podrí­a estar ultimando el desarrollo de móviles y tabletas que verí­amos dentro de pocos meses, ofreciendo su nueva generación de paneles Super AMOLED HD.

Las especificaciones de la tecnologí­a Super AMOLED HD son un misterio. Presumiblemente, se tratarí­a de un paso más que continuarí­a a la vigente Super AMOLED Plus, actualmente instalada en una de las ediciones del Samsung Galaxy S II.

Así­, se tratarí­a de una pantalla que ampliarí­a la resolución de la última generación comercial (que se ciñe a 800 x 480 pí­xeles) hasta alcanzar una concentración de pí­xeles por pulgada mucho más espectacular, conservando los í­ndices de luminosidad y saturación de color que tanto gusta los fans del último móvil estrella de la coreana.

Hasta el momento, se habla de que dos son los dispositivos que podrí­amos ver este año con pantalla Super AMOLED HD. Por un lado, una tableta con un formato de siete pulgadas (similar al primer Samsung Galaxy Tab, por tanto); por otro, un móvil que no sabemos si tiene gigantismo o complejo de pequeña tableta, ya que integrarí­a un panel de nada menos que 5,3 pulgadas. ¿Tendrán los usuarios de este terminal bolsillo para tanta pantalla?

Otras noticias sobre...