iPhone 5

Por mucha tinta que se arroje, la realidad pasa por el hecho de que todo lo que se diga del iPhone 5 no cuenta, por el momento, con el respaldo oficial de Apple. Ni siquiera su nombre, iPhone 5, sirve para referirnos a un terminal que esperábamos el pasado mes de octubre y que parece que no verí­amos, como mí­nimo, hasta 2012. No obstante, el avance que ha ido experimentando la telefoní­a de la llamada categorí­a smartphone, así­ como algunas pistas procedentes de proyectos en manos de Apple invitan a imaginar cómo podrí­a ser el próximo manzanófono.

iPhone 5

Pantalla

Desde Apple ya lo han dejado claro: el panel de 3,5 pulgadas es justo el que quieren. Al contrario de lo que hacen desde la competencia, nutriendo de estereoides a sus terminales de gama alta haciendo que las pantallas crezcan hasta niveles insospechados (el Samsung Galaxy Note supone el colofón, hasta el momento, de esta tendencia, con sus 5,3 pulgadas de panel Super AMOLED HD), en Cupertino defienden este formato como el más apropiado para móviles táctiles.

Pese a todo, por un lado, el iPhone empieza a acusar cierta monotoní­a, conservando un tamaño de pantalla que no ha experimentado modificaciones desde 2007 (no así­ su resolución, que presenta desde el iPhone 4 un espectacular registro de 960 x 640 pí­xeles); por otro lado, muchos usuarios parecen estar tomando nota de las ventajas de un panel de mayor formato (entre cuatro y 4,5 pulgadas), y en no pocos foros dejan constancia de lo conveniente de un tamaño de ese tipo para, por ejemplo, disfrutar de ví­deos con un poco más de amplitud.

La verdad es que en el caso de la pantalla de mayores dimensiones en el iPhone 5 responderí­a, de una mano, a la posibilidad técnica de ampliar el formato sin perder la alta resolución del panel Retina, así­ como al negocio que supondrí­a para Apple un terminal asociado a todo un ejército de nuevos accesorios incompatibles con los dispositivos anteriores.

iPhone 5

Diseño

Pese a su estupendo diseño, no faltaron las crí­ticas de quienes esperaban que el iPhone 4S (iPhone 5, según se rumoreó en las semanas previas a la presentación) presentase un nuevo aspecto. Al contrario, el terminal conservó la estructura de cristal y acero, tan estéticamente atractiva como frágil en algunos casos.

Por entonces, se esperaba algo que podrí­a estar al llegar con la edición que se pondrí­a supuestamente a la venta en 2012: la unificación en diseño entre iPad y iPhone. Sin que se conozca cómo lucirá el iPad 3 (que, presumiblemente, podrí­amos conocer en marzo de 2012), el regreso a una cubierta trasera de aluminio harí­a que el iPhone 5 ganara en robustez, resistencia y, si sigue lo visto en el iPad 2, elegancia.

iPhone 5

Cámara

El sensor del iPhone 4S ha ganado en calidad respecto a generaciones anteriores, tanto en modo fotográfico (con una resolución máxima de ocho megapí­xeles) como en filmación de ví­deo (capaz de capturar secuencias en FullHD 1080p). Pero no sólo eso: en el último modelo del iPhone se ha integrado una tecnologí­a de retroiluminación que consigue resultados más ní­tidos, lo cual es de aplaudir, como también lo es la incorporación del solicitado estabilizador de imagen.

Sin embargo, la competencia apremia, y no serí­a de extrañar que en 2012 Samsung, HTC, Nokia o Sony Ericsson presenten nuevos y potentes sistemas especialmente dedicados a la cámara de sus futuros comandantes de fragata (con la vista puesta en hundir la flota de Apple). Cierto que los de Cupertino no son el tipo de compañí­a que se siente acosado por los avances de los adversarios, pero puestos a darle un tono aún más revolucionario al iPhone 5, serí­a muy improbable que la cámara no pegase un buen estirón hasta los diez o doce megapí­xeles.

iPhone 5

Conectividad 4G

En España aún no disfrutamos del acceso comercial a redes de cuarta generación LTE, aunque las pruebas que están realizando Movistar y Vodafone con cuentas de grandes empresas están resultando muy satisfactorias en lo que a resultados se refiere (pese a que no se han conseguir alcanzar aún los 100 Mbps que, teóricamente, es capaz de surtir este estándar).

Pese a todo, la compatibilidad del iPhone 5 con redes LTE, que en Estados Unidos, Japón y varias regiones europeas sí­ que está implantado, parece estar llamada a ser una de las caracterí­sticas de obligada presencia en el próximo manzanófono, que a su vez, podrí­a servir como carta de presentación para la puesta de largo de este sistema en aquellos paí­ses que, como en el caso español, hacen uso de estas conexiones en modo de pruebas.

iPhone 5

Baterí­a

Los móviles ya son capaces de realizar tareas que hace sólo seis o siete años llegaban a ser propias de la ciencia-ficción, y sin embargo entonces éramos capaces de mantener el terminal encendido durante más tiempo. De hecho, en el caso del iPhone 4S, la tendencia ha ido a peor, y si ya de por sí­ la autonomí­a viene siendo el talón de Aquiles del móvil de Apple, cuando se trata de analizar el último lanzamiento, los resultados resultan aún más alarmantes.

iPhone 5

Es por ello que el equipo de desarrollo de Apple deberí­a integrar en la próxima generación del iPhone un sistema que permita que la baterí­a no se agote en las cinco horas tras las cuales, en la inmensa mayorí­a de los casos, acaban claudicando la que lleva el iPhone 4S. Dada que la tecnologí­a de iones de litio parece haber tocado techo en los estándares que hoy se instalan en los smartphones, quizás la solución pase por cargar baterí­as más potentes, como han venido haciendo HTC o Samsung con sus últimos lanzamientos (tal es así­ que el Samsung Galaxy Note llega a desarrollar hasta trece horas de autonomí­a en uso, para lo cual fue preciso sacrificar la ligereza y delgadez hacia las que vení­a aspirando el fabricante coreano).

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.