Orange

La operadora de origen francés Orange se desmarca de los movimientos de su competencia directa. Al contrario de lo que anunciaron Movistar y Vodafone a finales de febrero y hace unos dí­as, respectivamente, la compañí­a naranja persistirá en la polí­tica de distribución de terminales que ha mantenido hasta ahora.

Es decir, que Orange no prescindirá del servicio de subvención de teléfonos móviles como estrategia para captar clientes. Así­, continuará ofreciendo dispositivos a precios más económicos del que marca el fabricante para el mercado libre, siempre y cuando el usuario asuma una serie de condiciones que pasan, necesariamente, por la contratación de tarifas muy concretas dentro de un itinerario de posibilidades, así­ como la suscripción de compromisos de permanencia de entre 18 y 24 meses.

Orange

La propia compañí­a lo ha anunciado a través de un comunicado en el que expone que “este modelo no está agotado”, amparándose en que hay una “demanda relevante del mercado” respecto a la adquisición de teléfonos a precios más bajos del que se marca oficialmente como contraprestación a una vinculación explí­cita con la compañí­a.

Añaden que “la mayorí­a de los clientes siguen interesados en acceder a los más avanzados terminales a precios atractivos” como un “iPhone 4S desde cero euros” ””aunque realmente, en el catálogo de Orange no puede conseguirse el último teléfono de Apple ajustándose a esa oferta””.

Según sostiene Orange en su comunicado oficial, “la subvención contribuye a la democratización del acceso a los nuevos servicios de comunicación”, sosteniendo este argumento sobre la base de que “es necesario continuar ofreciendo terminales de última generación al mejor precio”.

Orange

De este modo, la operadora naranja se queda en solitario como la única no-virtual que se desmarca explicitamente de la nueva polí­tica asumida por Yoigo, Movistar y Vodafone, según la cual no abandonan su posición como distribuidores, aunque describen un cambio de rumbo que cambia el modelo de subvención por otro basado en la financiación. En el caso de Yoigo, el concepto pasa por combinar dos opciones: una que permita asumir el método tradicional de conseguir rebajas en el precio del terminal a cambio de la asunción de un compromiso de permanencia o tarifas concretas, y otra que directamente abogue por una financiación condicionada precisamente por la tarifa que elijamos para el teléfono.

El modelo de Vodafone pasa por anclar a sus nuevos clientes a través de la financiación de terminales por periodos de 12, 18 y 24 meses. También será posible que estos usuarios se vean voluntariamente atados a la compañí­a a través de compromisos de permanencia vinculados a descuentos sobre la tarifa ””con rebajas en la factura del quince por ciento”” si deciden no acceder a la financiación de un dispositivo.

En el caso de Movistar, se venderán móviles libres ””al contrario que en el caso de Vodafone””, y financiados siempre que el precio del terminal esté por encima de los 100 euros. Para compras a financiar en 24 meses, será preciso que el cliente asuma los intereses de la operación. Las financiaciones podrí­an programarse en plazos de 20 euros mensuales en adelante.

 

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.