iPhone 5

Desde Forbes proponen un curioso análisis de la hipotética pantalla que verí­amos en el iPhone 5, una vez que se presente este dispositivo el próximo 12 de septiembre, según dejó claro ayer Apple con la confirmación oficial. La idea de la citada publicación es comparar el área de acceso efectivo que ofrecen las pantallas de todas las generaciones conocidas del teléfono de Apple ””con paneles de 3,5 pulgadas”” frente a la superficie que propondrí­a el supuesto nuevo modelo ””que desarrollarí­a unas cuatro pulgadas””.

Y es que el tamaño importa. Y mucho. Si no, sólo cabe recordar el principal argumento que sostuvo en vida Steve Jobs para darle la espalda a un estirón en la pantalla del iPhone, aludiendo a las ventajas de apostar por 3,5 pulgadas, un tamaño que, según el equipo de diseño de Apple, es la medida más adecuada para controlar toda la superficie del panel con una sola mano para la mayorí­a de los usuarios.

No obstante, la mayorí­a de fabricantes de la competencia no opina de igual modo, y de hecho, dilatar las medidas de la pantalla es la seña de identidad de los gama alta de las principales firmas del sector. Ahí­ tenemos, por ejemplo, las propuestas de Samsung, el rival directo de la firma de Cupertino y titular de los tres terminales con paneles más amplios del mercado: el Samsung Galaxy S3 ””con sus 4,8 pulgadas”” y los Samsung Galaxy Note ””que llevan 5,3 y 5,5 pulgadas en sendos paneles””.

iPhone 5

El análisis que habrí­a desarrollado Forbes busca, precisamente, ver de qué forma la pantalla de cuatro pulgadas del iPhone 5 va sujeta a la pérdida de acceso efectivo cuando se maneje el teléfono con una sola mano. Y no sólo eso: también se encargan de estudiar cómo afectará el nuevo formato ””no sólo más amplio, sino también con una disposición más alargada en la coordenada vertical”” a la forma en que percibiremos los contenidos que se muestren en la pantalla.

Según señalan, los usuarios que tengan manos generosas en tamaño no tendrán problemas significativos en el uso y control del iPhone 5. No obstante, la ampliación de tamaño por arriba podrí­a dar ligeramente al traste con la misma comodidad para quienes tengan manos o dedos más pequeños, para quienes el iPhone 4S y sus 3,5 pulgadas suponen un tamaño ideal ””aunque vaya parejo a un estándar en el que la inmensa mayorí­a de fabricantes ya ha coincidido en reservar para la gama media-baja””.

iPhone 5

¿Qué efectos colaterales podrí­a tener este aumento y su consecuente incomodidad para algunos incondicionales del iPhone? Según un estudio publicado en 2008, el resultado serí­a una previsible merma en la satisfacción del producto. Pese a todo, el citado informe está datado en el año en que se lanzaba el iPhone 3G, y por entonces, la idea de convivir con paneles como los que hoy pueblan el mercado sonaba a pura ciencia-ficción

Hoy, para empezar, la amplia aceptación de móviles de gran formato es un hecho ””el Samsung Galaxy S3 vendió más de diez millones de unidades en menos de dos meses, la misma cantidad que se ha comercializado del Samsung Galaxy Note de primera generación en menos de un año””; y además, el tipo de control de pantalla que sostení­a Apple para su iPhone hasta la edición 4S vendrí­a a centrarse en la necesidad de que cualquier cliente lo gestionase con una sola mano, alcanzando toda la superficie efectiva del panel con el pulgar.

En este sentido, y dependiendo de si el usuario es zurdo o diestro, el área de acceso en los márgenes superior derecho e izquierdo, respectivamente, aumentarí­a sustanciosamente, aunque dado que la coordenada que crece es únicamente la vertical, la pérdida será menor de lo que cabrí­a esperar en otros terminales, que para ciertos usuarios requieren irremisiblemente el uso de las dos manos para controlar el smartphone.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...