HTC

Los temores de la taiwanesa HTC se confirman, y tras un largo periodo presentando una curva de decrecimiento en ventas, finalmente ha acabado entrando en pérdidas. En el balance que ha publicado para el tercer trimestre ha dejado claro que al descenso en los ingresos se ha sumado una carta de pagos que, en conjunto, han acabado por traducirse en un nivel de gastos por encima del que entraba en las arcas de la compañí­a. El volumen de ingresos de hecho es de los más bajos registrados, y los datos analizados en octubre no dejan demasiado espacio para el optimismo.

Para ejemplificar cómo ha ido cayendo la curva de ingresos, basta comprobar cómo ha sido el trimestre que comprenden los meses de julio, agosto y septiembre en los tres últimos años. Según comprobamos a través de GSMArena, si analizamos el tercer cuarto de 2011, comprobamos que HTC metió en la caja registradora unos 4.540 millones de dólares. Echando un vistazo al mismo periodo, pero al siguiente año (2012) la caí­da se hizo patente: los ingresos fueron de unos 2.400 millones de dólares. Con ello, el descenso se aproximaba al 50 por ciento, evidenciando un problema que en el último ejercicio no ha hecho más que confirmarse. Y es que entre julio y septiembre de este año, la taiwanesa no fue capaz de hacerse con más de 1.600 millones de dólares.

HTC One

Con ello, las previsiones que empieza a manejar la compañí­a para el cuarto trimestre de un año catastrófico oscilan entre los 1.400 y 1.500 millones de dólares, y eso en el mejor de los casos. Ello, además, implicarí­a reincidir en más caí­das, ya que en el último trimestre de 2012 la firma se apuntó unos ingresos de 2.000 millones de dólares. Visto así­, las perspectivas de HTC no resultan nada halagí¼eñas, especialmente en un momento en que su principal apuesta, la gama alta y premium, se encuentra en un momento de sobresaturación que impide que destaque como lo necesitarí­a.

Para comprender esta tendencia no sólo hay que fijarse en cómo el resto de fabricantes crecen, sino en la estrategia mantenida por HTC durante los últimos dos años. A diferencia de Samsung, su principal competidora, la inversión en marketing ha sido anecdótica y muy discreta. En meses pasados tomaron cartas en el asunto, llegando a contratar a la estrella de Hollywood Robert Downey Jr. (Iron Man) con vistas a levantar este aspecto del negocio.

Por otro lado, el catálogo de la firma no ha sido especialmente pródigo en 2013. Han presentado menos terminales que su competidor surcoreano, centrando los esfuerzos principalmente en un terminal, el HTC One. Y aunque este equipo ha resultado ser uno de los más aplaudidos de lo que llevamos de año, y que ha servido para inspirar una gama que se completa con los HTC One Mini y HTC One Max, la realidad pasa por el hecho de que sus ventas se han situado por debajo de las de sus enemigos a batir. En mayo lograba alcanzar la cifra de cinco millones de unidades. Y desde entonces, silencio. Tal es así­ que desde varias consultoras, como Macquarie Securities, han apostado por una caí­da del 40 por ciento en las ventas de este equipo, estimando un volumen de negocio de entre 600.000 y 700.000 dispositivos al mes entre septiembre y diciembre.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,