Jolla Sailfish

Ya hay un nuevo pez en la pecera. O un par de ellos en el acuario, según se vea. Nos referimos, por un lado, a Jolla, y por otro, a Sailfish OS, aunque realmente hablemos de lo mismo. El primer móvil desarrollado por el equipo de ingenieros y desarrolladores que se desgajó de la finlandesa Nokia comienza su andadura en el paí­s nórdico, y lo hace con una tirada limitada que coloca un precio de 400 euros a cada unidad. Este dispositivo viene a ser una continuación de lo que podrí­a haber sido MeeGo si Nokia no hubiese dado el volantazo para centrarse en Windows Phone, con lo que se adelanta al estreno de Tizen, la otra plataforma basada en el mismo entorno, pero que llegará de la mano de Samsung en 2014.

El móvil Jolla que inaugura esta generación de dispositivo tiene un perfil de gama media, con los que el precio que el fabricante le pone apenas cuenta como principal atractivo el interés que pueda suscitar su propia novedad. En prestaciones no hay nada que brille especialmente para justificar lo que cuesta. Así­, nos encontramos con una pantalla de 4,5 pulgadas con una resolución de 960 x 540 pí­xeles, cámaras de cinco y dos megapí­xeles, así­ como un procesador de doble núcleo a 1,4 GHz respaldado por una memoria RAM de un GB. Es además compatible con las redes de datos 4G.

Jolla Sailfish

En cuanto al almacenamiento interno, el terminal Jolla dispone de 16 GB de memoria, que podrí­amos ampliar con la ayuda de una tarjeta microSD. Un punto especialmente interesante es el carácter modular de su carcasa, No es que podamos montar el perfil técnico a través de distintos componentes como si fuera un mecano, pero sí­ que dispondrí­amos de la opción de sustituir la capa trasera para darle un aspecto distinto en colorido, siempre y cuando nos hagamos con la colección de cubiertas que se venden por separado.

Refiriéndonos al sistema Sailfish OS, conviene saber que de entrada este entorno es compatible con miles de aplicaciones desarrolladas para Android, además de equipar de forma preinstalada de funciones propias de móviles Nokia, como el asistente de localización y geonavegación Nokia HERE. Como punto de partida no está nada mal mientras Sailfish se hace con su propio fondo de aplicaciones descargables. La interfaz de usuario es muy limpia y sencilla, con matices de diseño próximos a Windows Phone y el nuevo iOS 7, respetando algunos aspectos que ya conocimos en MeeGo a través del malogrado Nokia N9.

Como experimento resulta cuanto menos interesante, aunque no sea un móvil para todos los públicos. Su lanzamiento se focaliza por el momento en Finlandia, aunque la compañí­a planea ponerlo en circulación en otros 135 paí­ses durante el año que viene. Sólo el tiempo dirá si el mercado está preparado para acoger a un nuevo fabricante que va por su cuenta y dar lugar a un sistema operativo que se suma a un importante catálogo de entornos disponibles o si la cosa se quedará en una mera aventura.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.