Cosas peligrosas en los móviles

El teléfono móvil se ha convertido en un complemento imprescindible en la vida de cualquier persona. Hoy en dí­a resulta incluso impensable imaginar un mundo en el que no existiera esta tecnologí­a. Pero… ¿realmente hacemos un buen uso de nuestros móviles? Al parecer, estamos mucho más expuestos a los peligros de lo que nosotros creemos, tal y como ha revelado a través de un estudio una compañí­a inglesa de seguros llamada Protect Your Bubble.

En este estudio se muestran las diez cosas más peligrosas que los usuarios hacen en sus móviles. Algunas son evidentes, otras incluso parecen descabelladas… pero lo cierto es que, quien más y quien menos, todo el mundo ha hecho alguna vez alguna de las temeridades que se indican a continuación.

Cosas peligrosas en los móviles

  1. No proteger el móvil con algún patrón o contraseña. El 62% de los usuarios no utiliza ninguna medida de seguridad para proteger el contenido de su móvil. Teniendo en cuenta que en algunos casos podemos llegar a guardar datos muy importantes en el móvil (notas del trabajo, correos electrónicos, etcétera), ¿realmente es buena idea llevar todo ese contenido al descubierto?
  2. Recordar contraseñas en accesos a cuentas bancarias. Sí­, es cierto que muchas páginas bancarias incorporan sistemas de seguridad que impiden que sea posible recordar la contraseña introducida. Pero también es cierto que otras páginas como monederos bancarios o incluso formularios de compra pueden ofrecer la posibilidad de recordar los datos de la tarjeta o cuenta bancaria, y eso es un verdadero peligro si el móvil llega a manos ajenas. Según este estudio, el 32% de los usuarios almacena sus datos bancarios en el móvil.
  3. Almacenar y enviar fotos propias en posturas poco convencionales. Cada dos por tres salen escándalos de famosos a los que han cazado en una foto muy í­ntima que circulaba por las redes sociales. O incluso famosos que perdieron su móvil con todo este contenido dentro. Pero este peligro no afecta solamente a los estudios, ya que según este estudio, el 20% de los adolescentes comparte con otros usuarios fotos demasiado personales (y el 17% de los receptores de estas fotos las comparten con otra persona más).
  4. Pulsar en los enlaces de correos sospechosos. Cada dí­a se enví­an 156 millones de correos fraudulentos, por lo que hay que tener mucho cuidado al pulsar en el enlace adjunto en un correo que nos genere alguna sospecha. Como norma básica, siempre debemos recordar que jamás recibiremos un correo oficial en el que se nos solicite nuestra contraseña a no ser que la hayamos modificado recientemente. Además, en caso de dudas lo más recomendable es ponerse en contacto con la empresa en cuestión y preguntar si realmente deberí­amos haber recibido un correo por su parte.
  5. Publicar fotos mientras estamos de vacaciones. Los amigos de lo ajeno no se van a la playa, o al menos no lo hacen al mismo tiempo que sus ví­ctimas. El 75% de los acusados por un robo cree que actualmente una de las técnicas más populares para entrar a robar en una casa con la seguridad de que no habrá nadie dentro es esperar a que algún miembro de esa familia publique sus fotos estando de vacaciones.
  6. Subir fotografí­as a las redes sociales con la geolocalización activada. Cada dí­a se suben 500 millones de fotografí­as a las redes sociales, y muchas de ellas vienen acompañadas de la localización exacta en la que se ha tomado la instantánea. Debemos asegurarnos de desactivar la opción de geolocalización en nuestro móvil si no queremos que cualquier persona pueda saber el lugar exacto en el que nos encontramos en cada momento que hacemos una fotografí­a.
  7. Caer en las estafas telefónicas. En España aún no son tan populares, pero en Estados Unidos el 27% de los robos de identidad corresponde a llamadas en las que una persona se hace pasar por el empleado de un banco o de algún servicio similar. En España esta estafa adopta otras formas tales como llamadas en las que una revista nos pide que confirmemos nuestros datos bancarios para seguir suscritos a ella, y si no lo hacemos nos enfrentaremos a una multa. Ni lo primero ni lo segundo es cierto; se trata de una estafa pura y dura.
  8. Conectarse a redes WiFi públicas. El simple hecho de conectarse a una red de WiFi abierta a todo el mundo no deberí­a suponer ningún peligro, pero en ningún caso se nos puede ocurrir utilizar estas redes para acceder a cuentas personales de bancos, redes sociales o correos. Uno nunca sabe si hay alguien más conectado a esa misma red con la única intención de robar los datos que pasen por ella.
  9. No utilizar funda para el móvil. Este consejo está más bien orientado a la propia integridad del móvil. Aún así­, resulta recomendable utilizar una funda para proteger nuestro teléfono de los golpes y las caí­das que pueda sufrir en el dí­a a dí­a.
  10. No contratar un seguro para el móvil. Como hemos mencionado al comienzo del artí­culo, este estudio ha sido realizado por una empresa de seguros para móviles, por lo que evidentemente se trata de un consejo más bien publicitario. Aún así­, viene bien recordar que hoy en dí­a cualquier persona puede contratar un seguro para su móvil para así­ olvidarse de todos los problemas que acarrea una pantalla rota o un teléfono estropeado fuera de garantí­a.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...