Enfermedades telefono movil

Cada dí­a somos más dependientes del teléfono móvil, y sin llegar a ser adictos como tal, pasamos muchos minutos -que al sumar seguro nos darán horas- con la atención sobre la pantalla de nuestro terminal. ¿Cuántas veces al dí­a ves el móvil? Si las contáramos seguro nos sorprenderí­amos… Junto a esta relación con los teléfonos móviles han llegado a desarrollarse una serie de patologí­as, tanto fí­sicas como psicológicas, asociadas al uso excesivo de estos dispositivos.

Como lo lees: existen diversas enfermedades relacionadas con el uso de los teléfonos móviles. Por ejemplo, ¿te ha pasado que estando en una cena, hay alguien en la mesa que no despega la mirada del móvil, incluso evitando conversar con el resto de los asistentes? Ese comportamiento, cada vez más común entre los usuarios de terminales móviles, se llama ‘phubbing‘ y hace referencia al hecho de prestar más atención a un dispositivo electrónico que a las personas que nos rodean. Es solo uno de los muchos sí­ndromes que se han descrito al respecto, y de los cuáles seguidamente resumimos los cinco más comunes:

1. Dolor en manos y codos

Para comunicarnos a través de la mensajerí­a instantánea, para enviar correos electrónicos, para actualizar perfiles en redes sociales, para jugar… Son muchas las actividades que hacemos con el teléfono móvil en el dí­a a dí­a. Si sumamos la cantidad de minutos que tenemos el dispositivo entre manos, puede que nos sorprendan las horas que pasamos con él, y que se pueden traducir en calambres en los dedos y dolores musculares debido al desplazamiento constante de estos. Y es que el uso excesivo del móvil puede causar, incluso, inflamación en los tendones y agravar condiciones ya existentes como la tendinitis o el sí­ndrome del túnel carpiano. Además, los codos se pueden ver afectados por hormigueos o adormecimiento debido a la posición que se adopta para sostener el terminal.

2. Dolor en cuello y espalda

¿Qué posición adoptas al usar el móvil? Por lo general tendrás el teléfono entre las manos y la cabeza ligeramente inclinada hacia el pecho, ¿verdad? Cuando sostenemos el móvil, bien sea para escribir o para jugar, tendemos a encorvarnos un poco. Hasta ahí­ todo normal, pero si repetimos esta posición durante horas lo más probable que es terminemos con dolor en el cuello y en la espalda. Este dolor proviene del estrés excesivo que colocamos en los músculos cuando nos encontramos en esa posición, lo que a la larga nos hace tener una muy mala postura que nos genera más dolor. La buena noticia es que este problema puede solucionarse adoptando una mejor postura al momento de sostener el móvil, por ejemplo, colocando el terminal a la altura de nuestro rostro para así­ no tener que bajar la cabeza durante tanto tiempo. Y claro, limitando el tiempo de uso.

3. Fatiga visual

Leer cansa. Todos lo hemos sufrido cuando nos enganchamos a un libro, o cuando estudiamos y estamos en época de exámenes. Ahora bien, si leer en papel agota la vista, imagí­nate la fatiga visual que conlleva el mirar durante mucho tiempo las letras pequeñas en una pantalla brillante. Engancharse al Twitter, por ejemplo, pueden implicar leer decenas de tuits en un rato, lo que puede producir fatiga visual, visión borrosa y ojos secos. Todo esto sumado a la tensión del cuello por la mala postura puede implicar también mareos y dolores de cabeza. ¿La solución? Lo más recomendable es aumentar el tamaño de la letra, regular el brillo de la pantalla del móvil, y mantener el dispositivo a una distancia adecuada de nuestros ojos.

Hacer buenos selfies

4. Nomofobia

¿Alguna vez te has devuelto a casa a buscar el móvil que te habí­as dejado olvidado? No estás solo: cientos de personas lo hacen cada dí­a, y puede que sea producto de la nomofobia, es decir, el miedo irracional a estar sin el móvil en un momento determinado. Según un estudio llevado a cabo en el Reino Unido con 1000 personas, el 66% de la población teme perder su móvil o estar sin este en cualquier momento. Curiosamente, el estudio mostró que las mujeres son más propensas a sufrir de este problema que los hombres. Y sí­, más de una vez me he devuelto a casa a buscar el móvil…

5. Sí­ndrome de la llamada imaginaria

Este es uno de esos sí­ndromes causados por el móvil más común: sentir que el teléfono vibra o imaginar que lo hemos escuchado. También se le llama el ‘sí­ndrome de la vibración fantasma‘ y resulta ser un sí­ntoma común entre quiénes usan el móvil en exceso.  En este caso, como en la mayorí­a de los antes descritos, la solución pasa por tomar conciencia del problema y comenzar a regular el tiempo de uso del terminal, por ejemplo, dejándolo fuera de nuestra vista cuando no lo necesitamos, o mantenerlo en silencio y fijar un horario para revisarlo durante el dí­a.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.