Cámaras móviles

Las cámaras de los móviles son cada vez más pequeñas, más ligeras, más potentes… Y están ejerciendo una influencia clave en el desarrollo de todo el sector fotográfico y del ví­deo. A medida que nuestros smartphones introducen lentes más potentes, ligeras y pequeñas, las aplicaciones “fuera de los teléfonos” se multiplican y vuelven a influir en las lentes de los terminales móviles.

Cámaras “sin lente”, planas y casi invisibles

Algunos investigadores en Estados Unidos han puesto en marcha proyectos que reducen las cámaras a tamaños insignificantes: por ejemplo, Rambus Labs está desarrollando una cámara más pequeña que la punta de un lápiz (alrededor de 200 micras de espesor, para ser más precisos). La clave está en una modificación del diseño muy innovadora y sorprendente: la eliminación de la lente.

Ante la falta de la lente, las fotografí­as se toman de manera diferente. Mientras que las cámaras digitales que conocemos hasta ahora concentran la luz en unos sensores capaces de descomponer la imagen en millones de pí­xeles y recrearlos de manera digital, la idea de esta empresa estadounidense es utilizar una especie de “rejilla” que obliga a la luz a formar diferentes espirales que dan lugar a un “cuadro” totalmente irreconocible ”“y muy borroso”“ que el software especí­fico serí­a capaz de descodificar para generar la imagen digital completa.

Aunque las aplicaciones “peligrosas” de estas cámaras están generando muchas inquietudes ”“al fin y al cabo, facilitarí­an la expansión de aparatos de espionaje ilegales y difí­ciles de detectar”“, a nivel de los smartphones las ventajas serí­an inmensas: las cámaras serí­an más ligeras y pequeñas, lo que mejorarí­a notablemente el peso de los móviles y su diseño.

Cámaras móviles

Otro gran avance en la tecnologí­a de las cámaras que nos traerá el futuro son las cámaras ultra-planas, que de nuevo beneficiarí­an enormemente a las empresas de tecnologí­a móvil. La Rice University de Houston (Texas, Estados Unidos) ha desarrollado ya la cámara FlatCam, que a pesar de tener un grosor de medio milí­metro es capaz de generar imágenes de 512 x 512 pí­xeles. El dispositivo trabaja con un sensor de luz cubierto por una rejilla con numerosos agujeros que filtran diferentes tipos de luz, y un software especí­fico que interpreta la información para generar la imagen.

Teniendo en cuenta estos tamaños y estas especificaciones técnicas, no cabe duda de que dentro de poco será cada vez más difí­cil detectar “cámaras ocultas”, y probablemente no seamos capaces de ver las cámaras de nuestros smartphones sin acercarnos mucho a ellos.

Cámaras que se cargan con WiFi

Las cámaras de foto y ví­deo pueden suponer un quebradero de cabeza por sus necesidades de energí­a, pero el futuro podrí­a estar en aparatos capaces de cargarse utilizando redes WiFi. Entre los móviles se va implantando muy tí­midamente la tecnologí­a de carga inalámbrica, pero no cabe duda de que esta tecnologí­a beneficiarí­a a los usuarios de teléfonos: ¿y si la mini-cámara del móvil pudiera cargar el teléfono utilizando solo la conexión WiFi?

La propuesta de la Universidad de Washington es realmente prometedora: han sido capaces de desarrollar “convertidores” de señal WiFi en corriente eléctrica fácilmente aprovechable por las cámaras para alimentarse de energí­a y seguir funcionando.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,