Samsung Exynos

Los procesadores móviles están llegando a una rendimiento que hace años era inimaginable. Samsung acostumbra a desarrollar sus propios procesadores y suele conseguir un muy buen rendimiento. Este rendimiento podrí­a mejorar todaví­a más con la próxima generación de su procesador móvil Exynos. Según algunas filtraciones, la compañí­a coreana podrí­a estar probando ya los nuevos procesadores que montarán, presumiblemente, los modelos del año que viene. El Exynos 8895, posible nombre del nuevo procesador, podrí­a llegar a alcanzar nada menos que 4 GHz de velocidad. Pero, ¿cómo conseguirá Samsung alcanzar esa gran velocidad?.

La compañí­a coreana parece ser que está trabajando ya en la próxima generación de su procesador móvil Exynos. El procesador que presumiblemente montarán los próximos Samsung Galaxy S8 y Samsung Galaxy Note 8 podrí­a traer importantes novedades. Y es que, según algunas filtraciones, la compañí­a podrí­a fabricar el nuevo procesador con tecnologí­a de 10 nanómetros, frente a los 14nm que se utilizan en los procesadores actuales, como el Exynos 8890 que montan el Samsung Galaxy S7 y el Samsung Galaxy Note 7.

¿Qué significa que el procesador se fabrique con un proceso de 10 nm? Que el Exynos 8895 deberí­a conseguir un importante aumento de rendimiento y, sobre todo, una caí­da drástica del consumo energético del procesador. Según los primeros informes, siguiendo este proceso de fabricación, los procesadores podrí­an alcanzar una velocidad máxima de hasta 4 GHz. Esto supone un aumento de un 30% sobre los 3 GHz de máxima que puede alcanzar el actual Exynos 8890. Hablamos de velocidades máximas teóricas, ya que debemos tener en cuenta que el fabricante siempre dejará un margen importante para proteger el procesador. Por ejemplo, el Exynos 8890 que montan el Samsung Galaxy S7 y el Samsung Galaxy Note 7 funciona a una velocidad de 2,3 GHz.

samsung exynos

Como podemos ver, el paso a un proceso de fabricación en 10nm podrí­a suponer un salto bastante importante en cuanto a velocidad de procesado. Sin embargo, falta por saber cómo solucionará la compañí­a coreana uno de los grandes dolores de cabeza de los procesadores actuales: el sobrecalentamiento. Qualcomm ha tenido serios problemas para producir sus chips Snapdragon más potentes debido al calentamiento de los mismos, así­ como a su consumo energético. Sin embargo, la compañí­a estadounidense también podrí­a tener varias novedades preparadas para el año que viene. Algunos rumores aseguran que el próximo Snapdragon 830 podrí­a estar fabricado también en 10nm, además de estrenar la arquitectura Kryo 200. Esta nueva configuración permitirá una mayor eficiencia y más potencia bruta. El nuevo chipset llegarí­a con una evolución de la memoria RAM, pasando a LPDDR4X, y la evolución del procesador gráfico, pasando a un Adreno 540. Este aumento de potencia permitirí­a, entre otras cosas, grabación de ví­deo con resolución 4K a 60 fps.

En definitiva, parece que el año que viene tendremos una nueva e interesante evolución en los procesadores que montan los smartphones más punteros. Habrá que esperar para ver de qué son capaces.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.