agua baterí­a

No es tóxica y tampoco se desgasta. Es el nuevo proyecto de una baterí­a para el móvil que acaba de presentar un equipo de cientí­ficos de la Universidad de Harvard. Se tratarí­a de una baterí­a que podrí­a llegar a sustituir a las actuales de iones de litio, que a pesar de que funcionan correctamente – y están presentes en la mayorí­a de móviles, tabletas y equipos electrónicos de hoy – no están exentas de riesgos y, por si esto fuera poco, están destinadas a estropearse (más pronto que tarde) .

La solución que acaba de presentar este equipo cientí­fico es una baterí­a que funciona con agua. Como lo lees. La han bautizado como “baterí­a de flujo” y aunque todaví­a se trata de una opción experimental, podrí­a llegar a convertirse en una solución de futuro: ecológica y duradera, que remplazarí­a las actuales baterí­as de iones de litio.

Su funcionamiento está basado en moléculas orgánicas dentro de una solución de agua con pH neutro. Y si bien no se trata de una baterí­a eterna, esta podrí­a alargar su vida útil durante 10 años, lo que sin duda constituirá una gran mejora si la comparamos con las baterí­as de hoy.

baterí­a móvil

Conviene indicar, eso sí­, que no estamos ante la primera baterí­a con agua que se ha desarrollado. De hecho, se trata de una baterí­a que mejorarí­a y corregirí­a los problemas que se habí­an observado en modelos anteriores. Uno de los más importantes tendrí­a que ver con el hecho de que el “combustible” de estas baterí­as se degradarí­a muchí­simo tras su uso. ¿Y qué han hecho estos cientí­ficos para corregirlo? Pues muy sencillo: el objetivo habrí­a sido en todo momento el de modificar la estructura molecular de las soluciones electrolí­ticas que se incluirí­an dentro de las baterí­as.

De este modo, el lí­quido resultante no serí­a corrosivo, porque las estructuras de moléculas (ferroceno y el viologeno) serí­an solubles en agua. Otra ventaja que se habí­a derivado de este cambio tendrí­a que ver con el ahorro de costes. Y es que gracias a estos cambios, las baterí­as también serí­an más baratas de producir.

Además, al disolverse en agua neutra, la solución solo perderí­a un 1% de su capacidad por cada 1.000 ciclos de carga. Está claro que la mejora serí­a notable y que los usuarios podrí­an pasar varios años con una misma baterí­a sin notar un empeoramiento significativo.

baterí­a móvil

El problema de las baterí­as es una de las luchas más importantes de la mayorí­a de fabricantes. Los dispositivos inteligentes que todos tenemos entre manos cada vez tienen pantallas más grandes y procesadores más potentes, de modo que se hace imprescindible contar con baterí­as cada vez más potentes. Sea como sea, los expertos apuntan que harán falta un par de años para que comencemos a ver las primeras baterí­as alternativas en el mercado. Transcurrido ese plazo, quizá estas baterí­as hayan mejorado su capacidad y puedan prestar el debido apoyo a los usuarios de smartphones.

No hace falta decir que el impacto que estas baterí­as tendrí­an en el medio ambiente nada tendrí­a que ver con los efectos que actualmente tienen las baterí­as de iones de litio que se desechan en grandes cantidades.

Otras alternativas orgánicas

Pero este no serí­a el único intento de la ciencia para crear baterí­as verdes. La primera baterí­a de agua apareció en 2014, funcionando con dos tanques con soluciones de productos quí­micos electroactivos, que se bombeaban a una célula dividida por una membrana. No han sido pocos los equipos que han trabajado en diferentes compuestos orgánicos para generar energí­a. De hecho, cientí­ficos de la Universidad del Oeste de Inglaterra llegaron a poner a prueba baterí­as para teléfonos funcionando con orina humana.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.