¿Qué son y qué importancia tienen los nanómetros en los procesadores de móviles?

Los procesadores de los teléfonos móviles han ido evolucionando a lo largo de los años. Actualmente contamos con procesadores más potentes, más eficientes energéticamente y mucho más pequeños. La clave de esta evolución constante son los nanómetros. A muchos de nosotros esta palabra nos sonará poco. Pero es a grandes rasgos lo que nos ha permitido tener a dí­a de hoy casi mini ordenadores en la palma de nuestra mano. Os contamos porqué son tan importantes y que implicaciones tiene una arquitectura basada en un menor tamaño de nanómetros.

Nanómetros, procesadores y transistores

Los nanómetros en sí­ no son más que una unidad de medida, de longitud para ser exactos. Si tratamos de hacer una conversión de nanómetros a metros nos encontramos con una cantidad ridí­cula, pero para los más curiosos: un nanómetro equivale a una mil millonésima parte de un metro. Para simplificarlo, no seremos capaces de ver algo construido en estas dimensiones. Ahí­ es donde entra su importancia. Los componentes de un procesador están construidos a esta escala.

Un procesador está compuesto por transistores, estos son su unidad básica de procesamiento. Son los encargados de comportarse como un bit e imitar sus estados más simples que son 0 o 1. Con ello puede dejar pasar energí­a o no. Simplificando esto, podemos entender un bit como una bombilla que puede estar en dos estados, apagada o encendida. Al juntar varios transistores podemos crear una puerta lógica que será capaz de realizar pequeñas y sencillas operaciones. Pero al añadir más puertas lógicas el número de operaciones que puede realizar aumenta, así­ como su complejidad.

La importancia de los nanómetros en los procesadores móviles

La relación entre los nanómetros y los procesadores radica en los transistores. Como hemos dicho antes, estos son su unidad básica. Dentro de un procesador encontramos miles o millones de transistores. La cantidad ha variado a lo largo de los años debido al avance en la reducción de su tamaño. Está claro que esto no es por mero capricho, no se pretende únicamente reducir el tamaño de los procesadores para poder crear smartphones de menor tamaño o más finos. Su principal objetivo es conseguir aumentar la cantidad de transistores dentro de un procesador sin que este aumente de tamaño.

La ventaja de esto es clara. A mayor cantidad de transistores tendremos más puertas lógicas capaces de realizar operaciones más complejas en menos tiempo. El resultado de esto es una mayor “potencia” a la hora de procesar información. Además de esto, al incluir una mayor cantidad de transistores obtenemos también un aumento en la eficiencia energética. Esto se debe a que los transistores tienen menos espacio entre ellos, así­ que el paso de energí­a entre ellos es mucho más eficiente por lo que las pérdidas se reducen. El claro ejemplo de esto es el paso del Snapdragon 820 al 830 ya que cambia la arquitectura base de 14 a 10 nanómetros con todas las ventajas que esto conlleva. Como una reducción de tamaño de un 36% y una mayor cantidad de componentes internos. Todo esto lo que significa para el usuario es que tendrá un teléfono móvil cuya potencia le permitirá mover cualquier aplicación o juego sin despeinarse además de que el consumo de baterí­a se reducirá por lo que la autonomí­a será mayor.

La importancia de los nanómetros en los procesadores móviles 1

Evolución y futuro de los procesadores

En un comienzo los transistores dentro de los procesadores no se fabricaban en nanómetros sino en micras. Eran procesadores menos eficientes y mucho menos potentes que los actuales. En pocos años se ha avanzado enormemente en la reducción de los transistores. Desde el 2013 con la gama alta que llevaban los Qualcomm Snapdragon 800 construidos en 28 nanómetros. Hasta los 808 y 810 que redujeron a los 20 nanómetros. Luego entramos casi en la actualidad con los 820-821 construidos en 14 nanómetros y el más reciente de todos el 835 construido en 10 nanómetros. La evolución se intuye a simple vista, reducir el tamaño de los transistores para crear procesadores más potentes y eficientes. A dí­a de hoy estamos en los 10 nanómetros, pero ya hay previsión para pasar a los 7. Está claro que como sigamos avanzando de esta manera llegaremos a encontrar una barrera fí­sica que no nos permitirá reducir más el tamaño de los transistores y habrá que innovar de otra forma.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,