Qué es el ecualizador de audio y cómo afecta a la música de tu móvil

Desde que dejaron de ser simples herramientas para llamar, los móviles han multiplicado sus habilidades. Una muy popular es la de reproductor de música.  Al convertirse también en un walkman, los teléfonos se han convertido en el invento que usamos muchos para escuchar música.

A la hora de usar el móvil como equipo de música portátil, nos encontramos con varias limitaciones. La primera tiene que ver con los auriculares que usamos. Otra está relacionada con el hardware y software de nuestro propio teléfono. Es aquí donde podemos mejorar la experiencia usando sistemas para ecualizar el sonido.

Qué es la ecualización y para qué sirve

Qué es la ecualización y para qué sirve

Técnicamente, la ecualización es el proceso por el que se manipula el sonido. Se reducen las frecuencias agudas o graves y así conseguimos una escucha más realista, impactante o neutra. En definitiva, podemos disfrutar con una experiencia más adaptada a nuestros gustos. ¿Y para qué queremos esto? La respuesta es muy sencilla. Una buena ecualización puede suponer una mejora sustancial de la calidad de audio. De forma que, si una canción sonaba demasiado apagada (por ejemplo), tras ecualizarla se pueda escuchar más emocionante y espectacular.

Mejorar la música en un móvil mediante ecualización

Mejorar la música en un móvil mediante ecualización

Este es el quid de la cuestión. Para saber ecualizar las pistas de audio en un teléfono, debemos tener claros varios conceptos. El primero es que las frecuencias se miden en hercios (Hz) y kilohercios (kHz). Como no buscamos ser productores de música profesionales, solo necesitamos saber que, cuantos más hercios, más agudo será el sonido. Por tanto, un sonido de 30 Hz es mucho más grave que uno de 1 kHz.

Generalmente, el ecualizador de tu teléfono marca aproximadamente el rango de Hz en el que se mueve cada barra de ecualización. Por tanto, no es necesario que sepas de memoria que número de Hz corresponde a cada sonido. Aun así, esta pequeña tabla orientativa puede ayudarte a relacionar cada rango de frecuencias con su sonido.

Tabla de rangos de frecuencias

El segundo concepto que debemos conocer son los decibelios. El decibelio (dB) es la unidad que mide la intensidad de un sonido. Es decir, los dB son los encargados de medir la potencia de un sonido. A mayor número de dB, la canción sonará más fuerte.

Si tomamos de ejemplo el ecualizador que Android incluye por defecto, podemos ver que el mínimo de decibelios está marcado en -10 dB, y el máximo en +10 dB. Por su parte, cada rango de frecuencias calcula independientemente los decibelios a los que debe sonar. A partir de esta información, nuestro objetivo será nivelar el audio, de forma que ni los graves, ni los medios, ni los agudos lleguen a saturar el sonido, o por el contrario, no se escuchen con suficiente intensidad.

Históricamente, el objetivo de los equipos de música es reproducir fielmente el timbre y sonido de los instrumentos musicales que suenan en las grabaciones con el fin de imitar el mundo real. Sin embargo, la propia evolución de los gustos musicales y de los equipos de sonido, nos han llevado a reformular estos principios sagrados.

Hoy, los aficionados a la música, estamos más interesados en encontrar una experiencia que nos transmita emociones. Así, aunque en ocasiones no escuchemos los instrumentos con timbres naturales, no nos importará, siempre que el resultado sea agradable, impactante o emocionante desde nuestro punto de vista subjetivo. Para esto podemos usar el ecualizador.

Ecualizador de Android

El efecto de la ecualización

En este mismo ejemplo del ecualizador de Android, vemos que el patrón de ecualización está en modo rock. Si prestamos atención a las barras de frecuencias, notaremos que los subgraves y los agudos se intensifican, mientras que las frecuencias medias se mantienen en los 0 dB. Si escucháramos una canción de rock con este patrón, notaríamos que el sonido del bajo y el bombo de la batería tendrían más presencia, al igual que las notas más agudas de la guitarra o los platos de la batería. Sin embargo, las frecuencias medias dentro del espectro de frecuencia (la voz, guitarra, saxo, etc) se escuchará más bajo.

Tal y como dijimos anteriormente, esta información es muy útil para guiarnos si somos novatos a la hora de ecualizar. No obstante, para que tu música suene mejor, estos consejos pueden ser de gran ayuda. Experimenta con tu ecualizador para buscar la mejor calidad de audio desde tu punto de vista. Verás como notarás que mejora la experiencia unas veces, mientras que en otras ocasiones el sonido no queda a tu gusto.

Cómo ecualizar distintos estilos de música

Por desgracia, un único estilo de música es insuficiente para explicar el funcionamiento real de la ecualización. Por eso presentamos distintos estilos musicales, todos con su patrón de ecualización, con el fin de entender en profundidad de qué forma afecta el ecualizador a nuestra música.

No obstante, debemos tener en cuenta dos datos muy importantes. El primero es que, aunque las directrices que indicamos sirven para los estilos de música que proponemos, cada canción tiene una ecualización óptima, que se encuentra aislada del resto de canciones. Esto implica que, aunque las ecualizaciones que proponemos no sean las perfectas para cada canción, son las más útiles para cada género.

El otro dato a tener en cuenta tiene relación con la voz. Por desgracia para nosotros, la voz no depende de un único valor de ecualización. Esto se debe a que cada voz es distinta, y en cada tema, la voz se mueve en un rango de frecuencias distinto. Es por ello que, para una correcta ecualización de la voz, deberemos reconocer la frecuencia en la que se encuentra ésta, y ecualizarla en consecuencia.

Música pop

Ecualización de música pop

En la música pop, generalmente gusta que suenen limpios y altos los tonos medios. En este tipo de canciones gana presencia la voz, guitarras e instrumentos de viento. Por eso, para ecualizar canciones pop es bueno subir las frecuencias medias, mientras que los rangos agudos y graves no deberían tener tanta presencia. El resultado es notorio desde el primer momento. Los instrumentos que conducen la melodía principal destacarán por encima de los instrumentos de acompañamiento.

Rap y Hip-Hop

Ecualización de rap y hip-hop

Tanto el rap como el hip-hop pueden ecualizarse con una misma configuración. Como se puede ver en la imagen, el parecido de esta configuración con el de la música rock es abrumador. Sin embargo, el objetivo de dicha ecualización en el rap y en el hip-hop es potenciar el sonido de la base. De esta forma, el ritmo marcado por la base tendrá una gran presencia durante las canciones, mientras que la voz quedará integrada en la música.

Música clásica

Ecualización de música clásica

Por último, queremos aconsejar sobre la ecualización de un estilo bastante más complejo. Desgraciadamente, a la música clásica es muy difícil asignarle una única configuración. No obstante, la ecualización de la imagen es un punto medio para cualquier pieza de música clásica que queramos escuchar en nuestro teléfono. Esto es debido a la gran cantidad de variaciones de intensidad y el juego entre frecuencias de este estilo. Por ello, la potenciación de subgraves y agudos es nuestra mejor opción.

Si somos fans del sonido natural, todo esto nos parecerá baladí. Y es que el auténtico fan de la música en directo prefiere gastar más en el equipo de sonido y evitar ecualizaciones que colorean la música. Los que pertenecemos a este grupo, huimos del ecualizador. Preferimos no corregir al productor musical que mezcló cada disco y seguimos la senda de un sonido realista donde el piano suena a piano y los violines a violines.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...