El precio medio de los móviles subió un 10% en 2017 según GfK

El último estudio estadístico de la empresa GfK muestra algunos patrones muy interesantes de analizar en el mercado de los teléfonos móviles. En éste se informa de dos tendencias principales: la subida de precios durante el último año y un ligero estancamiento de la demanda a nivel global.

Precios más altos, demanda irregular

Según el estudio, y a través de PhoneArena, el precio de los nuevos terminales lanzados al mercado subió, de media y globalmente, un 10% en comparación con el año 2016. Se trata de un incremento importante, y cuya explicación se puede encontrar en las nuevas tecnologías utilizadas en los nuevos terminales: pantallas OLED, resolución QHD, reconocimiento facial, dobles cámaras… las mejoras se pagan.

No hay que olvidar tampoco el fenómeno derivado de la competencia. El hecho de que Apple siga siendo la marca de referencia y haya mantenido generalmente precios más altos que el resto de compañías ha terminado afectando en que los propios adversarios se decidan a equiparar los niveles de precios, buscando igualar la imagen de producto premium.

face ID

¿Qué efecto tiene este cambio de precios en la demanda? ¿Se resiente? El estudio de GfK lleva a la conclusión que la demanda a nivel global no se ha visto afectada por esta escalada, con un aumento del 3% en el último año. Ahora bien, el mundo es muy grande, y conviene ver cómo se distribuye esa demanda en las diferentes áreas del mapa.

Mientras en Europa occidental la demanda de teléfonos se redujo en un 4 por ciento respecto al año pasado, en Europa central y del Este subió un 9 por ciento. También subió la demanda en EEUU, un 2 por ciento, y en América Latina, un 9 por ciento.

El contrapeso principal se encuentra en Asia. En China, un importante e influyente mercado tecnológico, las ventas bajaron un uno por ciento respecto al año pasado. Japón y Corea del Sur también vieron reducidas su demandas hasta en un 6 por ciento.

El precio medio de los móviles subió un 10% en 2017 según GfK 1

¿Hasta dónde vamos a llegar?

Ningún gama alta de las principales marcas (Samsung, Google o Apple) y lanzado este último 2017 baja de los 700 euros. Las apariciones del iPhone X y el Galaxy Note 8, con un precio base que supera los 1.000 euros, y el hecho de que ninguno haya sido un claro fracaso de ventas demuestra que la demanda está dispuesta a absorber estos precios.

¿Por qué se puede resentir el consumo? En el momento en que el móvil es un producto común, cada vez hay menos nuevos compradores, y entre los ya veteranos, no todos tienen la necesidad de cambiar de modelo cada año (y más, a ciertos precios). Por ello, en los mercados occidentales, donde el smartphone haya penetrado antes, es normal que se produzca ese efecto.

El precio medio de los móviles subió un 10% en 2017 según GfK 2

Y en ese contexto, una subida de precios generalizada es lo más recomendable para mantener los beneficios. Apple siempre ha tenido esa estrategia: sin ser la empresa que más móviles vendía, siempre era la que más dinero ganaba.

¿Cómo es posible? Circunscribiendo su producto al sector del lujo. Otras empresas han comprobado que ese funcionamiento era más rentable, y por ello marcas como Samsung, LG o Huawei han ido poniendo sus esfuerzos en promocionar sus modelos más caros, mientras que las gamas medias y bajas perdían protagonismo en su catálogo. También en las gamas medias ha habido una escalada, con un precio que estándar que oscila entre los 350 y 450 euros.

La pregunta es, ¿se estancarán los precios en algún momento? ¿Es 1000 euros un techo que ya no se superará? Es difícil saber, y todo depende de el efecto que tengan las nuevas tecnologías ofrecidas en la demanda. Cuando se reduzca,  será un aviso a los fabricantes de que es hora de dar marcha atrás.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.