4 apps para pedir comida desde casa

Como no es plan de presentarte en casa de tu madre a por croquetas un domingo a las 9 de la noche, o irte allí a ver la Champions y de paso cenar de gorra, has tenido que acostumbrarte a la comida a domicilio en esos momentos sin ganas ningunas de cocinar. Y lo que hace unos años se limitaba a pizzerías y alguna que otra hamburguesería, hoy día es un amplio catálogo de restaurantes que te llevan a casa sus platos. Con facilidades como registrar la tarjeta de crédito y ni siquiera tener que andar mirando si tenemos efectivo en ese momento. Varias son las apps que nos proporcionan desde prepararle un desayuno a nuestra pareja sin mover un dedo a traernos diferentes platos y comer como en un restaurante sin salir de nuestro hogar. Vemos algunas de ellas.

JUST EAT

La británica Just Eat, que primero absorbió la pionera SinDelantal y luego La Nevera Roja, es la líder absoluta del sector en España. Su funcionamiento, muy sencillo: nos registramos con nuestro correo electrónico o nuestra cuenta de Facebook, tecleamos nuestra dirección o código postal y damos a buscar. La aplicación, con un diseño algo tosco, nos ofrecerá en unos segundos algunos restaurantes de la zona y otros algo más alejados.

Entrando en el perfil de cada restaurante podremos ver la carta, el precio de cada plato e incluso seleccionar el añadir o quitar ingredientes. Además, podemos ayudarnos de reseñas de usuarios que crean una nota media del lugar. Cuando vayamos a pagar, se nos ofrecerán diferentes formas de pago: con tarjeta de crédito, con PayPal o hacerlo en efectivo.

Si elegimos cualquiera de los dos primeros métodos, la app guardará nuestros datos para no tener que introducirlos de nuevo. El proceso siempre es bastante rápido y con información vía email del tiempo en el que recibiremos la comida, pero no ofrece información en tiempo real como sí hace su rival Deliveroo. Eso sí, no suelen llegar muy rápido, el tiempo de espera ronda casi siempre los 45 minutos o más si estamos en fin de semana. Siendo la aplicación que ofrece más sitios donde pedir, sí echamos en falta algo más de variedad en los restaurantes que nos oferta, ya que hay un claro predominio de italianos, chinos, pizzerías y hamburgueserías. Nos gustaría encontrarnos con más locales de comida tradicional española o mediterránea, no sabemos si es un problema de prejuicios respecto a la comida a domicilio o quizás, tan sólo es cuestión de tiempo.

DELIVEROO

Deliveroo es la máxima competidora de Just Eat, aunque lejos aún de su cuota de mercado y del número de restaurantes que ofrece. El diseño de la app es el mejor de cuantas hemos probado. Es estupendo navegar por ella, con fotos y una disposición de los más intuitiva. También el proceso de pedido hasta que nos llega es fácil y nos mantiene al tanto de todo en tiempo real.

Al contrario que en Just Eat, aquí registrar una tarjeta de crédito es obligatorio, ya que es el único método de pago. Menos variedad. También es más limitada en su radio de acción: de momento, se mueve en grandes ciudades. La app es efectiva en Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Bilbao y algunas ciudades más de gran tamaño, pero en cuanto estemos en poblaciones más pequeñas, incluso en ciudades dormitorios de las anteriormente mencionadas, la oferta es muy escasa o completamente nula.

A su favor está que el gran número de ‘riders’ que van con bicis de un lado para otro en grandes urbes, hacen que los pedidos nos lleguen con bastante rapidez, aunque más de una vez haya errores de sincronización entre ‘riders’ y app. Echamos de menos que los locales estén puntuados, por lo que será más arriesgado pedir que en Just Eat. Deliveroo no solo oferta restaurantes, sino que también lo hace con pastelerías, heladerías, cafeterías… por lo que nos puede sacar de un apuro también para un desayuno o una merienda. Menos cantidad que Just Eat pero más variedad. Cobra siempre 2,50 euros de más y 2 de añadido si el pedido no alcanza los 15 euros, algo a tener en cuenta antes de solicitar el servicio.

4 apps para pedir comida desde casa con el móvil 1

UBER EATS

El gigante Uber lanzó hace unos meses su versión para el envío de comida a domicilio, y aunque cuenta con una app de lo más atractiva, aún le queda mucho camino por recorrer. El diseño de la aplicación es muy similar al de Deliveroo, haciendo la navegación por ella muy fácil, ofreciendo fotos y ofertas de diferentes sitios. Como en la versión más conocida de Uber, la de solicitar coches para trasladarnos, es indispensable agregar una tarjeta de crédito para realizar los pagos.

El problema de Uber Eats, al menos de momento, viene del lado de la oferta. Tan sólo Madrid, Barcelona y Valencia disponen de servicio hasta ahora y con un número de restaurantes bastante limitado, sobre todo en las capitales catalana y valenciana. La compañía ha hecho público que antes de que acabe 2018 también llegarán a Sevilla y Málaga. Pero se antoja largo el camino hasta igualar la oferta en número de Just Eat y en variedad de Deliveroo.

Otro punto que también se ha echado en falta de su app es, como en Deliveroo, la ausencia de poder evaluar los lugares, algo que es una guía fantástica a la hora de pedir con menos miedo a equivocarnos. Eso sí, los pedidos suelen llegar bastante rápido, 15 minutos, en parte por el poco área que de momento cubre. La información en tiempo real del estado del pedido es muy detallada y no suele generar problemas.

Glovo_app

GLOVO

Glovo cuenta con una de las apps más eficaces a la hora de pedir comida o cualquier producto. Es un ejemplo de cómo agilizar al consumidor un pedido, dándonos a elegir primero por categoría y luego con información útil de cada lugar pero mostrada de forma muy amena. Una vez más echamos en falta que los lugares puedan ser evaluados, una lástima porque la oferta es amplia y variada.

El punto fuerte de Glovo es que no solo nos permite pedir a domicilio una pizza para ver Narcos o unos croissants para desayunar, nos da la opción de pedir que nos acerquen casi cualquier cosa que quepa en esa especie de maleta-mochila que llevan los repartidores en la bici. Así, si quieres un Rioja te lo podrán traer de una tienda de vinos, si te falta pan irán por ti a la panadería o si te has quedado sin ginebra, pasarán en un momento por El Corte Inglés para comprártela. Por supuesto también pueden llevarte otras cosas, pero en este artículo nos limitamos a comida y sucedáneos.

Glovo también nos obliga a registrar una tarjeta de crédito, no habrá ningún tipo de transferencia entre nosotros y el repartidor, a menos que queramos darle propina. Algo muy útil es poder puntuar a los repartidores, por eso chirría un poco más no poder hacerlo con los lugares de comida. El pedido podemos seguirlo en tiempo real, viendo en un mapa por donde viene el repartidor y si no vives en el extrarradio, te lo harán llegar en menos de media hora. Como dijimos antes, mientras mayor sea la ciudad, mayor será el número de ‘glovers’ y por tanto antes encontrarás quien te haga llegar tu pedido.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.