Movistar trae a nuestro paí­s el ZTE Skate, y lo hace en muchas combinaciones que permiten que nos llevemos este teléfono desde cero euros. Ante ese precio, es difí­cil que alguien que quiera iniciarse en esto de los móviles inteligentes no lo considere como opción para renovar su teléfono. Ante esto, ¿merece la pena llevarse el ZTE Skate?

En términos generales, el ZTE Skate tiene buena pinta para ser un terminal de gama media que funciona con el último sistema de Google, el Android 2.3 Gingerbread. Instala una pantalla amplia y cómoda, de 4,3 pulgadas (como el HTC Sensation y casi como la del Samsung Galaxy S2), aunque con una calidad de imagen bastante alejada de la que ofrecen estos potentes terminales.

Además, el ZTE Skate lleva cámara de fotos de cinco megapí­xeles, procesador de 800 MHz y un completo reproductor de música y ví­deo. No le falta la conexión a Internet en Wi-Fi y 3G, así­ como un sensor que convierte el teléfono en un navegador GPS. Eso sí­: en autonomí­a flaquea. Y mucho.