iphone4roto1

Desde su lanzamiento hace apenas unos meses, Apple viene arrastrando un montón de problemas derivados del iPhone 4. Primero fueron los problemas de cobertura y después los incidentes con las dichosas fundas. Hace un tiempo, algunos internautas osados llegaron a afirmar que las fundas para el iPhone 4, también conocidas como Bumper Cases, podí­an llegar a rayar las partes metálicas del terminal. A fecha de hoy, otro problema ha saltado a la luz pública: y es que algunos usuarios han denunciado que su iPhone 4 se ha roto después de emplear una de estas fundas que facilitaba Apple. Lo cierto es que el invento no podí­a ser más desastroso.


iphoneralladura2

Apple está muy gafe o a lo mejor es que no está haciendo las cosas todo lo bien que deberí­a. Después de dar a conocer posibles soluciones para el problema, a los de Cupertino les empezaron a crecer los enanos. Tanto es así­, que incluso meses después de que la polémica amainara, salen un usuario publicando las fotos de su iPhone 4 roto por la parte de atrás. El asunto no podí­a ser más dramático. El caso es que un tal Ryan Block acaba de sacar a la luz una teorí­a desarrollada desde el propio seno de Apple, la de otro problema que se añadirí­a al largo listado de inconvenientes del iPhone 4.

Según el propio Block, las fundas rí­gidas deslizantes también funcionan como atrapa-polvo, al mismo tiempo que retienen partí­culas de suciedad que se arrastrarí­an por la parte de atrás del iPhone 4. Con el paso del tiempo, la suciedad más sólida estarí­a rallando el cristal trasero y seguramente, en muchos casos, partiendo por la mitad la delicada superficie. Según cuentan los expertos, Apple está limitando la venta de fundas deslizantes, precisamente para evitar que surjan más casos y denuncias. ¿Cuál va a ser la gota que colme el vaso?

Ví­a: Engadget

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.