Nokia 5800 XpressMusic

En España, un 44 por ciento de los móviles que pueblan el mercado son smartphones. Son datos de Google, publicados a finales del pasado mes de febrero, y evidencian la buena salud que la que gozan este tipo de terminales ””muy bien conectados, táctiles y cargados de prestaciones que sólo les hubiese atribuido la ciencia-ficción hace unos pocos años””. En diciembre del año pasado, España era el quinto paí­s del mundo en cuota de móviles inteligentes, donde 3,3 teléfonos de cada diez era un smartphone. No obstante, los últimos datos sitúan la región como la segunda del globo en penetración comercial de esta tecnologí­a, por detrás de Reino Unido.

El hecho de que en España haya más teléfonos móviles que habitantes ””el informe de finales de 2011 indicaba que un 46 por ciento de la población total tocaba a smartphone por cabeza, con una concentración de terminales que ascendí­a a casi 20,8 millones de unidades, siendo un 35 por ciento de los casi 59 millones de dispositivos que habitaban el mercado español”” respalda los valores de cuota arriba descritos. Sin duda, manifiesta la inquietud de los usuarios de nuestro paí­s a la hora de dar el salto desde la los terminales GSM clásicos a ese otro territorio enriquecido con la prestaciones propias de un pequeño ordenador y vitaminado con el universo de aplicaciones que va necesariamente asociado a lo que se entiende por un smartphone.

Samsung Star

Ante esta tendencia, habrá quien se plantee cambiar su teléfono de toda la vida, con teclas fí­sicas y sencillo sistema de control, por otro más avanzado. No obstante, ¿realmente hay necesidad de cambiar nuestro sencillo y funcional móvil por uno que amplie la experiencia de usuario? Para empezar, hay que considerar varios aspectos que van necesariamente atados al hecho de hacerse con un smartphone.

Para empezar, como es lógico, tenemos que tener en cuenta que pasaremos a usar una pantalla táctil. Las hay de dos tipos: capacitivas y resistivas. Cada vez son menos los dispositivos que llevan paneles del segundo tipo. La sensibilidad entre ambas es, en términos prácticos, la principal diferencia. Las capacitivas reconocen la incidencia al tacto con mayor facilidad y rapidez, además de reconocer gestos multitáctiles, mientras que las resistivas no. Pese a todo, los móviles que llevan este segundo tipo de pantallas suelen ser más económicos.

La finlandesa Nokia, por ejemplo, utiliza esta tecnologí­a en sus teléfonos de entrada. De hecho, su gama Touch & Type permite que, por un precio muy llevadero, tengamos una primera aproximación con lo que implica tener un móvil táctil con muchas prestaciones por costes de lo más asequibles. Además, estos terminales combinan el panel táctil con teclas de toda la vida, con lo que la transición puede llegar a ser más cómoda. Los móviles de la lí­nea Asha de este mismo fabricante también llegan a participar de esta filosofí­a, y de hecho, son dispositivos con los que Nokia pretende prolongar su excelente posición en el segmento de móviles económicos.

Nokia Asha 303

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de plantearnos adquirir un móvil táctil es la autonomí­a. Frente a los teléfonos más tradicionales, los smartphones vienen cargados de prestaciones que, como era de esperar, acortarán la vida de la baterí­a entre carga y carga. Si bien con el móvil clásico podrí­amos pasar varios dí­as sin considerar enchufarlo al alimentador de corriente, con un smartphone el hábito puede llegar a ser casi diario. Lógicamente, esto está sujeto al tipo de uso que hagamos del dispositivo: si empleamos el reproductor multimedia con frecuencia, recurrimos a la cámara de fotos y ví­deo con asiduidad, nos conectamos a Internet desde el terminal varias veces al dí­a y realizamos muchas llamadas, habrá que hacerse a la idea de nutrir la baterí­a al menos una vez al dí­a; en caso de que el uso final que le demos al smartphone se asemeje al que empleábamos con el teléfono clásico, es posible que casi no notemos la diferencia, en función del modelo que adquiramos.

Entre las muchas prestaciones que pueda incluir el móvil inteligente con el que practicaremos la transición de uno a otro dispositivos habrá una que considerar especialmente: la conectividad. Muchos de los teléfonos de corte clásico que hay en el mercado ya integran conexiones más o menos avanzadas ””casi todos permiten acceder a Internet a traves de GPRS o 3G””, aunque no son fundamentales para exprimir todas las posibilidades que brinda el terminal.

En el caso de un smartphone, para sacarle todo el partido siempre es recomendable tener acceso completo a la red, y aunque la práctica mayorí­a disponen de Wi-Fi para que entremos gratis en Internet desde la conexión de casa o la oficina, si queremos estar constantemente conectados sin que nos llevemos sustos en la factura, la solución pasa por contratar tarifas planas de datos. Con esto, en muchos casos, el salto al móvil inteligente requiere de un pequeño gasto extra que, en función de la operadora con la que contratemos el servicio y de la cuota de conexión que elijamos, será variable pero necesario.

Y, por supuesto, el precio final del terminal también determinará la decisión de pasarse a un smartphone o seguir con el teléfono de siempre. Los dispositivos de corte clásico rara vez costarán más de 100 euros en formato libre ””siendo gratuitos en la práctica totalidad de los casos en que conseguimos teléfonos como parte de la contratación de una lí­nea con tal o cual operadora””, mientras que el gasto es presumiblemente mayor en el caso de los móviles inteligentes. No obstante, la tendencia cada vez está más equilibrada, y no es extraño dar con teléfonos avanzados a precios muy asumibles.

Hemos hablado de los Nokia Asha, por ejemplo. Esta lí­nea es la perfecta transición entre una y otra categorí­a de móvil. Combinan pantallas táctiles con teclados de toda la vida. En algunos casos, se integran conexiones muy completas, y aunque lleva la versión más sencilla del sistema nativo de la firma finlandesa ””S40””, es posible personalizar las funciones de los terminales mediante descarga de aplicaciones. No obstante, lo mejor está en sus precios, que se sitúan en una horquilla de entre 70 y 120 euros en formato libre.

Nokia Lumia 610

Nokia dispone de otros terminales realmente interesantes en este sentido. El Nokia Lumia 610, por ejemplo, será uno de los teléfonos inteligentes con los que pretenda dar un golpe en la mesa en el segmento de smartphones. Lleva un sistema operativo, Windows Phone 7.5, que, pese a ser de los últimos en llegar a la fiesta de las plataformas avanzadas, ha recibido aplausos y alabanzas de profesionales y usuarios. El Lumia 610 es la propuesta económica de la firma, con un precio de 190 euros en formato libre. Todaví­a no se ha puesto a la venta, aunque cuando lo haga se espera que absorba buena parte de la atención del público de entrada, por condensar prestaciones muy interesantes en un móvil cargado de funciones a un coste bastante bajo.

La japonesa Sony también aboga por una lí­nea similar. Hace apenas un mes presentó su nueva lí­nea Xperia, entre los que se coló un terminal que se mueve en este terreno: el Sony Xperia U. La propuesta se mueve en otra categorí­a en función de su plataforma. Hablamos de Android, el sistema de Google, que permite descargar aplicaciones seleccionables entre un surtido de cientos de miles de opciones disponibles. La idea del Xperia U es que, por unos 250 euros en formato libre, se pueda llegar a disponer de un móvil que poco tiene que envidiar a terminales de primera lí­nea, integrando prestaciones realmente potentes en un formato muy compacto. Por cierto, que si lo que queremos es un teléfono compacto y a un precio asequible, también podrí­amos considerar la opción del Sony Ericsson Xperia Mini, con un coste de 200 euros, aunque en este caso con prestaciones más modestas.

Sony Xperia U

Otra de las firmas que incluye teléfonos inteligentes pensados para usuarios que se inicien en esta tecnologí­a es HTC, aunque en este caso, los precios se sitúan por encima de lo visto. De entre sus teléfonos más actuales, destaca el HTC One V, el cual valdrá 300 euros cuando llegue a las tiendas en los próximos dí­as. La propuesta se mueve dentro de un sesgo similar al del Sony Xperia U, aunque como vemos, por un precio algo mayor. Si quisiéramos optar a alguna opción por debajo de los 200 euros en el catálogo de la taiwanesa, la elección más reciente pasarí­a por el HTC Explorer.

Hemos mencionado que con la lí­nea Nokia Asha, la finlandesa quiere reforzar su catálogo de móviles asequibles. En esta lí­nea, el rival más próximo es Samsung, quien también dispone de una amplia cuota en este mercado. De hecho, entre las opciones que despliega la firma coreana en el sector de los móviles inteligentes podrí­amos considerar, a un precio muy llevadero, el Samsung Galaxy Y, que incluye prestaciones completas aunque modestas en un teléfono compacto que cuesta menos de 150 euros ””unos 170 euros si hablamos de su versión con teclado completo frontal””.

Samsung Galaxy Ace Plus

En una lí­nea algo superior ””en potencia y, cómo no, en precio”” tendrí­amos los Samsung Galaxy Ace, compuestos por una lí­nea que se inició con el móvil que da nombre a esta familia de teléfonos y que continúa con los inminentes Galaxy Ace 2 y Galaxy Ace Plus, con unos costes de adquisición de entre 200 y 300 euros. Rondando precisamente los 200 euros, por cierto, están los Samsung Galaxy Mini y Samsung Galaxy Mini 2, que vienen a ser propuestas algo más ligeras en caracterí­sticas, aunque también más ajustadas a las necesidades de los usuarios de entrada.

Como es natural, a medida que vayamos subiendo el listón nos iremos encontrando con terminales cada vez más completos, aunque el aumento en potencia irá aparejado a un notable crecimiento en el precio. Hablamos de dispositivos como el iPhone 4S, que cuesta entre 600 y 800 euros ””en función de la memoria interna que se le equipe””, aunque también es posible conseguir terminales de espectaculares prestaciones a precios más razonables. Por aproximadamente 500 euros, por ejemplo, es posible hacerse con el Samsung Galaxy S2, mientras que el Nokia Lumia 800 puede ser nuestro por unos 430 euros.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.