Nokia Lumia 620

Quizás tenemos una buena suma para invertir en un móvil inteligente. Es posible que el compromiso de permanencia que nos ata a una operadora haya expirado, de modo que tengamos la sartén por el mango para negociar la adquisición de un nuevo smartphone, ya sea con nuestra compañí­a o con alguna otra que nos proponga una portabilidad. Incluso podrí­amos manejar la idea de tantear el mercado de segunda mano. En cualquier caso, estamos en disposición de cambiar de móvil, y la opción de conseguir un terminal de potentes prestaciones se antoja más que seductora. Pero antes de lanzarnos a la compra, tenemos que pensar si realmente merece la pena realizar un gasto que, en muchos casos, puede llegar a ser menor de lo que nos habí­amos planteado en un principio.

Y es que aunque los teléfonos de gala de los distintos fabricantes son, reconozcámoslo, muy atractivos, no siempre vendrán a suponer la elección correcta para un determinado tipo de clientes. Sus precios son demasiado altos en relación al uso que puede llegar a dárseles. Por ello, el extenso catálogo de terminales de gama media que ofertan cada una de las firmas que ofertan teléfonos debe ser algo a tener muy en cuenta. ¿Por qué? Sencillamente, porque ofrecen una baterí­a de prestaciones que, aunque mucho más discretas que los equipos más potentes del mercado, suponen una serie de solventes soluciones para aquellos clientes que andan en busca y captura de un móvil inteligente, pero no tienen pensado exprimir todas las posibilidades de un súper teléfono.

Nokia Lumia 520

Este año, además, pasamos por un momento especialmente atractivo para el mercado de smartphones de gama media y de entrada. Ya es posible conseguir dispositivos equipados con buenas cámaras, destacables pantallas táctiles y un generoso puñado de prestaciones multimedia sin tener por ello que hipotecar el bolsillo. Pensemos, por ejemplo, en el Nokia Lumia 620. Por un precio que ronda los 200 euros, tenemos la a nuestro alcance un equipo compacto, con buena autonomí­a, cámara de cinco megapí­xeles y sistema Windows Phone 8 ””que permite la instalación de la mayorí­a de aplicaciones más populares de este momento””. Además, permite personalizar su exterior recurriendo a carcasas intercambiables. Pero ahí­ no acaba la cosa. La finlandesa rizó el rizo hace un par de meses cuando presentó el Nokia Lumia 520, un dispositivo que se puso a la venta hace pocas semanas y que se sitúa por debajo de los 200 euros para concentrar un cuadro de caracterí­sticas muy similar al del terminal anteriormente descrito.

Nokia no es el único fabricante que apuesta por una nutrida familia de equipos que conjugan un buen precio con prestaciones muy completas. En este sentido, la surcoreana Samsung es una de las que sostiene una polí­tica más agresiva con vistas a hacerse con una importante porción del mercado de smartphones en general y de equipos de gama media en particular. Los dispositivos de la familia Galaxy se han beneficiado de la gran popularidad cosechada por los Galaxy S.

Samsung Galaxy Fame

La oferta del fabricante es realmente completa, tanto en lo que toca a los terminales que se mantienen en las tiendas desde el año pasado ””con los Samsung Galaxy Mini 2 y Samsung Galaxy Ace 2 a la cabeza”” como los de más reciente hornada ””destacando los Samsung Galaxy Young y Samsung Galaxy Fame””. El rango de precio de estos dispositivos también linda con los 200 euros, y de nuevo, incluyen todo lo que podrí­a requerir cualquier usuario que busque un móvil táctil con el que realizar funciones básicas, sin por ello rechazar la oportunidad de conectarse a Internet desde el teléfono, así­ como realizar fotografí­as y ví­deos, personalizar funciones gracias a la descarga de aplicaciones o disfrutar de multitud de soluciones en lo que a conectividad se refiere.

La japonesa Sony es otra firma que ha pisado a fondo el acelerador en esta lí­nea, y sus equipos Xperia U, Xperia E o Xperia Go así­ lo demuestran. Seguimos instalados en la bisagra de los 200 euros ””incluso el mucho más interesante Xperia P puede entrar en este rango, si sabemos buscar bien””, y en este caso, la compañí­a nipona apuesta por dotar a sus equipos de un carácter recio que los hace especialmente atractivo de cara a los usuarios que exijan un punto especialmente resistente a sus terminales. De nuevo, el cliente de este segmento no echará de menos más megapí­xeles en su cámara o mayor resolución de pantalla. A menos que se vaya buscando un funcionamiento realmente rápido ””porque seamos usuarios de aplicaciones especialmente exigentes”” o que, por las circunstancias que sea, necesitemos una súper cámara en nuestro smartphone, la propuesta de esta horquilla de terminales resultará óptima de cara a quienes requieran de un móvil táctil con el que realizar muchas tareas, sin que por ello tengamos que invertir una alta suma de dinero.

Sony Xperia Go

Por supuesto, dentro de este estadio hay que tener en cuenta a otros fabricantes que, si bien no han gozado de una gran popularidad en temporadas anteriores, este año han de ser considerados por plantear excelentes propuestas en lo que a relación calidad-precio se refiere. Hablamos de firmas como Acer, Huawei o ZTE. Cierto es que hay usuarios que se muestran escépticos ante la oferta de estas compañí­as. Pero no hay razón para mostrar reticencias. Equipos como el Acer Liquid E1, el Huawei Ascend G600 o el ZTE Grand X apuestan por prestaciones que coquetean con rangos próximos a los gama alta, aunque aproximando sus precios al sesgo de los 200 euros ””por encima del listón, eso sí­””. Y además, lo hacen manteniendo unos criterios de calidad más que respetables.

En definitiva, ¿por qué hemos de elegir un smartphone de gama media? Básicamente, por tres motivos. Primero, los gama media de la actual generación pueden llegar a ser dispositivos tan completos como los primeros espada de los distintos fabricantes. Las diferencias fundamentales se manifiestan en sutilezas que, aunque llegan a ser determinantes para los usuarios más exigentes, pasan inadvertidas ante aquellos clientes que no buscan someter sus equipos a duras pruebas.

Huawei Ascend G600

Segundo, algo a lo que ya hemos aludido varias veces en estas lí­neas: el precio. No hay necesidad de gastar más de 300 euros por un smartphone a menos que andemos buscando un súper móvil. Y eso siempre que hablemos de la adquisición en formato libre, ya que en todos estos casos es posible acceder a fórmulas en las que los operadores pueden subvencionar el terminal para que el cliente no tenga que rascar la billetera.

Y en tercer lugar, hagamos un ejercicio de sinceridad. ¿Cuál es el uso real que esperamos darle a nuestro terminal? Si tras realizar un repaso a las tareas que realizamos normalmente con nuestro smartphone no encontramos actividades más complejas que comunicarnos con nuestros amigos y familiares a través de WhatsApp ””o cualquier otro cliente de mensajerí­a push””, realizar fotografí­as y ví­deos de carácter puramente anecdótico, mantener al dí­a nuestras redes sociales desde el móvil, acceder de forma más o menos regular a páginas web y, cómo no, charlar por teléfono, nos resultará más que conveniente aceptar que un gama media se ajusta tanto a nuestras necesidades como a nuestro bolsillo.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... , , , , , ,