Nokia Lumia 720

Como terminal de gama media es de lo mejorcito que hay en el mercado. El Nokia Lumia 720 tiene todo lo que podrí­amos esperar de un smartphone: pantalla táctil de cómodas dimensiones y buena calidad, cámara de fotos de 6,7 megapí­xeles con lente Carl Zeiss y muchas funciones perfectamente integradas en Windows Phone 8. Pero si hay algo que llamará poderosamente la atención de propios y extraños es su autonomí­a. Según los í­ndices oficiales del fabricante, el Nokia Lumia 720 nos puede aguantar más de trece horas en uso 3G y, ojo, hasta 23,4 horas en conversación con el sensor GPRS actuando. Es decir, no se conectarí­a a las redes de datos de alta velocidad, pero en compensación, soportarí­a prácticamente un dí­a entero funcionando.

En virtud de esto, y sabiendo que excepto que un dí­a nos sintamos especialmente rumbosos acabaremos dando con nuestros huesos en el descanso nocturno habitual, la autonomí­a del Nokia Lumia 720 podrí­a llegar a dilatarse hasta los dos dí­as entre carga y carga de su baterí­a. No obstante, para ello habrí­a que tener en consideración una serie de detalles que, como veremos a continuación, son perfectamente asumibles y compensan en gran medida a cambio de lo que ganaremos en comodidad al no tener que depender de un punto de recarga con tanta frecuencia.

Nokia Lumia 720

Para empezar, la pantalla puede llegar a vampirizar inútilmente la autonomí­a del Nokia Lumia 720 si no sabemos gestionar bien su uso. No diremos que haya que estar al tanto de cuándo activamos el panel y cuánto tiempo lo mantenemos operativo, pero sí­ que serí­a recomendable sacrificar brillo en favor de una mayor eficiencia. En este sentido, desde la configuración de pantalla podemos regular el nivel de luz que emite ésta, o bien dejar que el dispositivo calcule el brillo necesario de forma automática.

Por otro lado, el amplio perfil de conexiones del Nokia Lumia 720 puede resultarnos de lo más útil para usar dispositivos inalámbricos vinculados al teléfono, navegar por Internet a altas velocidades usando diversos canales o localizar nuestra posición en el mapa recurriendo al GPS. Pero de nada sirve mantener los sensores activos si no le damos salida a estas utilidades. Es por ello que conviene mantener los puertos WiFi, Bluetooth y GPS desactivados mientras no tengamos pensado usarlos con las aplicaciones y funciones pertinentes. Esto es especialmente importante con el WiFi, ya que el Nokia Lumia 720 rastrea los puntos disponibles en cada momento, por lo que el drenaje energético llega a ser claramente innecesario. De igual modo, cuando estemos conectados de forma más o menos prolongada a un punto WiFi, conviene que desconectemos el acceso a redes 3G.

Otro detalle aparentemente menor, pero que también ayuda está en el sonido. Mantener el teléfono en modo silencioso o vibración puede llegar a arañar minutos de autonomí­a en el Nokia Lumia 720, de modo que podamos llegar a alcanzar el punto más prolongado de duración de su baterí­a entre carga y carga. Lógicamente, si se trata de darle uso al dispositivo, no lo mantendremos en silencio en todo momento. Pero la gestión de este apartado en momentos en que tengamos el Nokia Lumia 720 a la vista sí­ que nos resultará muy útil.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,