ISOCELL

Poco a poco parece que la pólvora empleada en la guerra de los megapí­xeles empieza a humedecerse. Con excepciones, los fabricantes están abandonando la máxima de que a más pí­xeles, mejores imágenes. O incluso, recurriendo a ese planteamiento, optan por nuevas fórmulas que no apuesten por el tamaño, sino por la gestión que se hace el batallón puntos empleados ””el Nokia Lumia 1020, por ejemplo, explota sus 41 megapí­xeles para reinventar el zoom digital””. En este sentido, cada vez resulta más importante prestar una especial atención a otros factores, como el tamaño del sensor, el tamaño de los fotorreceptores o el tipo de lentes que se instalen.

Y en estas, recientemente se ha sabido que el Samsung Galaxy S5 recurrirá a un tipo de tecnologí­a muy peculiar para hacer que la calidad fotográfica de sus imágenes dé un notable salto cualitativo. Se tratarí­a de emplear la llamada tecnologí­a ISOCELL. Este tipo de sensor se plantea como una alternativa supuestamente mejorada respecto a los sensores BSI, muy extendidos en este momento en multitud de modelos. Las cámaras basadas en BSI están especialmente enfocadas para hacer fotografí­as en condiciones con poca luz, y la tecnologí­a ISOCELL vendrí­a a dar un paso más en esta lí­nea.

Samsung Galaxy S5

En este momento, según hemos conocido a través de Samsung Tomorrow, el blog oficial del fabricante surcoreano, la compañí­a estarí­a ya en disposición de este tipo de sensores ISOCELL CMOS, y su instalación en futuros terminales se da por hecho. Hablarí­amos de unidades de ocho megapí­xeles dotadas de fotorreceptores de 1.12μ. Para que nos hagamos una idea, el HTC One dispone de cuatro megapí­xeles de 2μ por pí­xel, mientras que el iPhone 5S dispone de un sensor de ocho megapí­xeles, con receptores de 1.5μ. Esto nos lleva a pensar en la posibilidad de que Samsung trate de usar esta tecnologí­a de base para implementar su desarrollo hasta lograr unos resultados más destacables.

Por otro lado, recordemos, ya se vení­a rumoreando que Samsung se habrí­a planteado el uso de una cámara de 16 megapí­xeles con funciones de ví­deo UHD (ultra alta definición). Se hubiese tratado en ese caso de un sensor Exmor-RS de Sony. No obstante, el hecho de que la firma surcoreana se haya lanzado a presentar su propia lí­nea de unidades para cámaras empleadas en teléfonos móviles invita a pensar que pretenden distanciarse un poco más de proveedores externos, ampliando un margen de autosuficiencia en componentes que se caracteriza en este momento por el uso de procesadores, paneles y memorias propios.

Hasta el momento se vienen conociendo varios detalles acerca del hipotético Samsung Galaxy S5. Por ejemplo, desde el Taipei Times aseguraban que dispondrá de una carcasa de metal, habiéndose planteado también que el procesador que instale será una nueva unidad Exynos de 64 bit, con lo que mejorarí­a notablemente su potencia logrando unos buenos í­ndices de autonomí­a. No obstante, todaví­a quedarí­a mucho hasta que el equipo fuese oficialmente presentado. Como mí­nimo, hasta después del Mobile World Congress 2014. De modo que, por el momento, mejor esperar sentados.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.