T-Mobile

La Comisión Europea trae de cabeza a las operadoras de nuestro paí­s, que tratan de ingeniárselas por todos los medios para regatear las imposiciones del regulador para evitar la supresión de los recargos por uso del móvil en el extranjero, o roaming. Y lo tienen difí­cil, ya que para el próximo verano, los clientes ya podrí­an contar con la posibilidad de hablar y navegar fuera de sus fronteras nacionales, y dentro del territorio comunitario, sin que se le apliquen tarifas adicionales por uso de las redes internacionales. Esto nos podrí­a sonar a ciencia-ficción, pero es una realidad. Incluso, es un hecho que la norteamericana T-Mobile ha expresado con una aplastante claridad.

Y es que hoy hemos sabido que esta telefónica suprimirá los costes de roaming para navegación desde el móvil o la tableta en 115 paí­ses de todo el mundo, entre los que se encuentra España. No se trata de una promoción ni de una oferta estacionaria, sino de una aplicación que se suma a las prestaciones de la compañí­a y que le saca los colores a la competencia, demostrando que si se quiere, se puede. Esta nueva descripción, por cierto, también incluye el tráfico de mensajes SMS, que se factura en el centenar de paí­ses que entran en el ámbito de influencia del servicio por el mismo precio que dentro de las fronteras nacionales.

Roaming

Ante esta excelente noticia ””al menos, para los clientes de la operadora norteamericana”” cabe preguntarse dónde está el truco. Porque debe haber truco. Y de hecho, lo hay. Para evitar que sean facturados gastos por roaming, T-Mobile aplicará el acceso a las redes móviles en velocidades de 128 Kbps como máximo. Es decir, que queda vetado el tráfico en 3G. Para poder optar a éste, será necesario contratar un bono que, por otro lado, sigue saliendo a cuenta para aquellos clientes que sean habituales en el uso de datos en el extranjero.

La fórmula en este caso serí­a la siguiente. El cliente podrí­a contratar un acceso quincenal a las redes de datos de los cien paí­ses que participan en la configuración del servicio de T-Mobile. Dicho acceso costará 50 dólares (unos 37 euros, al cambio actual) y permitirá disponer de una franquicia de 200 MB para tráfico a velocidades HSDPA. También se admite una fórmula que opera en un bono de 100 MB por quince dólares (unos once euros, al cambio actual), según conocemos por Mashable. No cabe duda de que se trata de una tarifa realmente atractiva para un determinado tipo de clientes, y sobre todo si tenemos en cuenta las leoninas condiciones que hasta ahora se vienen aplicando por parte de las operadoras españolas.

Será a partir del próximo 1 de noviembre cuando entre en funcionamiento la nueva estructura de servicios de T-Mobile, momento en el que también pasará a estar operativa una nueva fórmula de facturación de llamadas, que tocará techo en los 20 céntimos entre los más de cien paí­ses donde no aplicará los gastos de roaming para datos. Un máximo, insistimos, de 20 céntimos, lo que nos lleva a saber, lógicamente, que incluso habrá territorios donde el precio sea menor. Con ello, de nuevo, se le sacan los colores a las operadoras españolas, al menos a ojo de los usuarios de nuestro paí­s.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.