HTC

Una pequeña bocanada de aire no hace respiración. Así­ se traducen los resultados financieros publicados por la taiwanesa HTC, relativos a las cuentas del pasado mes de octubre. Tras hacer balance a la caja a la finalización del primer mes del cuarto trimestre, la compañí­a constató que sus ingresos resultaron un 27,1 por ciento por debajo de los que tuvieron en el mismo momento el año pasado.

Y ello a pesar de que en comparación con el mes de septiembre hubo un ligero incremento en el dinero entrante. En concreto, los 522 millones de dólares (unos 385 millones de euros, al cambio actual) que recaudaron supusieron un 3,2 por ciento más respecto al mes anterior, aunque en el global interanual sólo sirve para amortiguar, de forma anecdótica, el proceso de desplome que vienen registrando desde hace dos años.

Con ello, en lo que llevamos de año, la caí­da en ingresos de HTC va por el 28,6 por ciento en comparación con las cifras de 2012. Son ya unos 6.450 millones de dólares (unos 4.766 millones de euros, al cambio actual) los que han entrado en la caja de la multinacional taiwanesa, de modo que no podrán salir de los números rojos que quedaron constatados el pasado mes de noviembre y que ponen en jaque la estrategia de la compañí­a.

HTC One y HTC One Mini

El retroceso, como es lógico, tiene su traducción en la venta de equipos. Según los pronósticos que se manejan, durante el cuarto trimestre de este año distribuirán apenas 5,2 millones de dispositivos, lo cual repercutirá en un descenso del 16,2 por ciento en su volumen de negocio en comparación con el mismo periodo registrado en 2012.

Estos pronósticos resultan muy generosos en comparación con los que anticipan algunas consultoras. Macquarie Securities, por ejemplo, aseguró que el descenso en ventas de HTC alcanzarí­a cotas alarmantes que llegarí­an hasta el 40 por ciento respecto a 2012. Así­, apuntan que entre septiembre y diciembre apenas podrí­an llega a sobrepasar la horquilla de entre 600.000 y 700.000 unidades al mes. Siendo así­, la debacle podrí­a ser de tal calibre que redujese a la mitad las previsiones de HTC, lo cual no llevarí­a a firmar el acta de defunción de la firma, pero sí­ al menos a exigir un severo tratamiento de choque para evitar el desastre.

Durante la segunda mitad del año la compañí­a ha optado por reforzar su catálogo de gama media, en vistas a aproximarse al público que sostiene gran parte del mercado de smartphones. No obstante, las propuestas siguen la errática polí­tica de precios de que vienen haciendo gala. Los HTC Desire 601, HTC Desire 500, HTC Desire 300 o HTC Desire 700 (éste último todaví­a no oficial en nuestro paí­s) son equipos atractivos en el apartado técnico, pero exigen un coste para el usuario que se eleva excesivamente sobre las propuestas de la competencia. De hecho, según HTC, es la pérdida de presencia en mercados como el norteamericano o el europeo lo que ha llevado a la caí­da en ingresos. Y hablamos de las regiones donde más consumo de equipos de gama alta y media se produce, por lo que la estrategia de precios podrí­a pasar por ser vital para un repunte que lleve a HTC a la zona segura que hace tiempo que abandonó.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,