Samsung Galaxy S5

La maquinaria de fabricación del Samsung Galaxy S5 ya está siendo engrasada. Estos dí­as nos hemos hecho eco de los rumores que señalan que la producción de próximo buque insignia de la firma comenzarí­a en enero del año entrante ””ojo, en apenas un mes””, con vistas a su presentación e inmediata distribución entre febrero y marzo.

En este sentido, los proveedores de componentes deberí­an haber sido alertados para que tengan los pedidos listos en las próximas semanas. Y en este sentido, el encargado de desarrollar las carcasas que den cuenta del aspecto externo del Samsung Galaxy S5 serí­a uno de los que ya se habrí­a puesto manos a la obra. En este punto entra en escena Catcher.

Esta empresa taiwanesa es la encargada de desarrollar las cubiertas de aluminio de terminales móviles, tabletas, ordenadores y otros equipos. Según conocemos a través de SamMobile, Catcher estarí­a responsabilizándose de una partida inicial de carcasas destinadas a ser empleadas para la fabricación de teléfonos de Samsung. Los primeros datos apuntan que de sus plantas saldrí­an entre diez y 30 millones de estas cubiertas. En adelante, otras compañí­as respaldarí­an los suministros con vistas a satisfacer una demanda del terminal a largo plazo. Las firmas BYD y Ju Teng serí­an las encargadas de ello.

Samsung Galaxy S5

Por desgracia, no se sabe qué tipo de diseño acabarí­a teniendo el Samsung Galaxy S5. En las últimas semanas se ha puesto sobre la mesa la posibilidad de que desarrolle un aspecto curvado, aunque los rumores no se ponen de acuerdo sobre si tendrí­a la forma del Samsung Galaxy Round o si optarí­a por un diseño tipo góndola como el LG G Flex.

Para ello, acabarí­a recurriéndose a una pantalla flexible basada en la tecnologí­a Samsung YOUM. En lo que sí­ que coinciden las informaciones procedentes de los mentideros del sector es en que verí­amos un panel de cinco pulgadas que probablemente desarrolle una resolución de 2.560 x 1.440 pí­xeles, que en conjunto arrojarí­a una densidad próxima a los 590 puntos por pulgada ””algo inaudito en el sector de los smartphones””.

Siguiendo con los rumores, el Samsung Galaxy S5 tendrí­a una cámara de 16 megapí­xeles que acabarí­a por no instalar el esperado sistema de estabilización óptica del que ha venido hablándose desde hace meses. La decisión de pasar de largo ante esta opción ha estado condicionada por el volumen de la estructura en que inserta el estabilizador, algo que impedirí­a desarrollar un diseño delgado para el dispositivo. También se ha planteado que integrarí­a una baterí­a de 4.000 milamperios, una carga que resulta realmente alta si sabemos que el Samsung Galaxy Note 3 lleva una unidad de 3.200 miliamperios.

Asimismo, el Samsung Galaxy S5 llegarí­a a estar disponible en dos modelos diferenciados por su procesador. Por un lado, conocerí­amos una versión que equiparí­a la bestia de la casa surcoreana: el nuevo Exynos de ocho núcleos basado en tecnologí­a de 64 bit; por otro, el Snapdragon 805 HD, la alternativa de la californiana Qualcomm a la potente propuesta de Samsung.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,