g5 modulo

Fue bonito pero no cuajó. Parece que finalmente LG dará por terminado el “capí­tulo modular” de su historia tras el LG G5, un teléfono que, sin llegar a ser un fiasco, no cumplió en absoluto las expectativas esperadas. Ahora, según se ha podido filtrar en la red a través de fuentes internas, LG volverá a un formato integral para su LG G6. La salida del LG V20 con este formato también hací­a pensar que la dirección iba a cambiar, pero ahora directamente estas fuentes lo confirmarí­an sin rodeos.

¿Por qué falló el formato modular?

La idea era innovadora, fresca y arriesgada.Un teléfono que se desmontaba parcialmente, permitiendo al usuario personalizar las caracterí­sticas del teléfono, con una serie de módulos conocida como LG Friends que mejoraran el audio, la baterí­a, la capacidad de la cámara, etc. Lo cierto es que no se obtuvo el respaldo del público, que lo consideró principalmente, un producto aparatoso. Tener que apagar el dispositivo, cambiar el módulo y volverlo a encender no es algo que sea cómodo para el usuario, ya que fractura su uso y lo hace accidentado. Además, la idea de los módulos hací­a que la inversión del LG G5 fuera costosa: si el teléfono solo se vende por 600 euros, y a eso tenemos que añadir módulos que tendrí­an un valor entre 100 y  300 euros, nos encontramos con un gasto total más alto de lo que se podrí­a esperar en un primer momento. Finalmente, el hecho de que un teléfono de gama alta no incorporase de manera integrada todas sus mejoras, sino que hubiese que comprarlas por separado, da una imagen pobre:  es como si Samsung nos ofreciese la posibilidad de comprar su resistencia al agua en el Galaxy S7 o Apple el  ofreciese la  doble cámara con teleobjetivo del iPhone 7 Plus como un extra que hay que abonar aparte. El comprador quiere pensar que su teléfono favorito ya lo tiene todo. Y esa es precisamente la imagen que no daba LG con su LG G5.

LG Friends

 

El nuevo capí­tulo

¿Qué encontraremos en el próximo LG G6 entonces? A estas alturas sólo podemos especular, pero lo más probable es que encontremos una continuación del celebrado LG G4, con pantalla recta y en formato integral, aunque probablemente con baterí­a extraí­ble, ya que hasta ahora siempre ha sido marca de la casa. La pantalla curva, que tanto éxito ha tenido en los últimos teléfonos Samsung, también era una opción a contemplar, pero las mismas fuentes internas han apuntado que no se seguirá esa lí­nea. El LG V20 es una primera prueba de esas intenciones, y si las ventas de éste teléfono siguen como hasta ahora, serán la prueba definitiva de que LG debe enterrar el formato modular para siempre, y concentrarse en hacer buenos teléfonos sin necesidad de reinventar el mercado. Por ahora, la marca no da ninguna información oficial al respecto y se concentra en apostar por su LG V20 y su nueva gama media LG X para afrontar el fin del año y remontar su situación actual de ventas.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.