EEUU sanciona de nuevo al fabricante chino de móviles ZTE

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, acaba de asestar un nuevo golpe a la marca asiática ZTE: la administración del país americano ha prohibido a cualquier empresa estadounidense vender cualquier producto a ZTE durante los próximos siete años. Entre estos productos se incluye el procesador de Qualcomm Snapdragon, fabricado en Estados Unidos, o cualquier componente de la marca Dolby.

ZTE y EEUU: una enemistad que viene de largo

¿Y este castigo a qué se debe? En marzo de 2017, ZTE se declaró culpable, ante un tribunal federal del estado de Texas, de haberse saltado el embargo que le prohibía vender materiales a Irán y Corea del Norte. En aquel entonces, la firma asiática fue condenada a 890 millones de dólares en concepto de multa. Además, adquirió el compromiso de despedir a 4 empleados de alto rango y penalizar a 35 empleados con reducción de primas o con cualquier otro castigo que la empresa viese pertinente.

A pesar del castigo, en marzo se supo que, si bien había acatado la orden de despedir a los 4 altos cargos de su organigrama, no había sancionado al resto de empleados. Todo ello ha supuesto que el gobierno decida volver a castigar a la marca, que recibe de empresas estadounidenses entre un 25% y un 30% de los componentes con los que construye sus dispositivos.

ZTE-Axon

La decisión de castigar a la marca china supone una piedra más en la tensa, y aparente, guerra fría comercial que enfrenta a Estados Unidos contra el gigante asiático. El pasado 5 de abril, la administración Trump anunció aranceles sobre la importación de 1.300 productos chinos por valor de 50.000 millones de dólares, a lo que China respondió con unos impuestos de cuantía similar. Entre los 1.300 productos que han aumentado sus impuestos se encuentran bienes de alto valor añadido, como productos químicos y farmacéuticos, aparatos electrónicos y maquinaria industrial.

En Reino Unido los vigilan de cerca

La prohibición de compra de productos por parte de ZTE en territorio estadounidense tiene un efecto inmediato. Ninguna empresa, desde ayer, puede venderle ninguno de sus productos a la compañía de telefonía móvil bajo ningún concepto. A este mazazo hay que añadirle una multa adicional a la que ya impusieron en marzo del año pasado de 300 millones de dólares. Por otro lado, los asiáticos también se encuentran en problemas con el Reino Unido.

zte blade v9

El Centro Nacional de Seguridad Cibernética de Reino Unido (NCSC) ha hecho público un manifiesto dirigido al sector de las telecomunicaciones en el que expone que el uso de equipamientos fabricados por ZTE puede suponer un riesgo para la privacidad los ciudadanos. Una carta, además, publicada justo el mismo día en que entró en vigor en Estados Unidos la prohibición de venta de componentes a ZTE. En la declaración, el NCSC hace alusión a la multa impuesta a ZTE por el gobierno americano.

Por la parte asiática del litigio ya hay respuesta. China ha asegurado que tomará las medidas que sean oportunas para proteger a sus empresas. De momento, ha comenzado exigiendo al gobierno americano que cree un ‘entorno justo, equitativo y estable para las empresas chinas’ que operan dentro de sus fronteras. ZTE es una compañía que tiene establecida una amplia cooperación comercial con empresas de Estados Unidos, donde ya ha creado decenas de miles de empleos. ZTE no ha querido hacer declaraciones por el momento.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...