FBI Carrier IQ

Hace dí­as que no te hablamos de esa historia de espí­as, datos almacenados y desmarques de fabricantes que tiene en el centro del huracán a una firma que todos conocen pero se prodiga poco en publicidad: Carrier IQ.

Por si no fuese suficiente la inquietud generada por la aplicación que esta compañí­a habrí­a instalado en una buena parte del parque global de teléfonos inteligentes, y que supuestamente recopilarí­a la práctica totalidad de la actividad que se desarrolla desde el dispositivo, los temores se acentúan un tanto más con la entrada en escena del FBI.

Carrier IQ

A través de Boy Genius Report hemos sabido que la oficina federal de investigación norteamericana habrí­a rechazado una petición del colectivo que representa al FOIA (el Acta de Libertad a la Información), quienes habrí­an solicitado tener acceso a las bases de datos de Carrier IQ para dilucidar hasta qué punto la actividad de esta compañí­a se inmiscuye en la privacidad de los clientes que usan un terminal vinculado a su software. Pero cuál no fue la cara de sorpresa que se les debió quedar cuando obtuvieron respuesta por parte del FBI.

Carrier IQ

Los responsables de la seguridad federal estadounidense rechazarón la petición de los representantes de la FOIA. Y no sólo eso. El motivo que blandieron desde el FBI para rehusar el acceso a los datos de Carrier IQ fue que la propia oficina de seguridad norteamericana está usando esos datos en una de sus investigaciones, con lo cual, el acceso a la información registrada por Carrier IQ contravendrí­a algunas de las leyes que impiden que organismos civiles puedan tener acceso a ese tipo de fuente.

Dicho de otro modo, el FBI habrí­a confirmado que, efectivamente, la recopilación de datos privados de los usuarios pueden llegar a manos de organizaciones gubernamentales, pese a que en dí­as pasados llegaron a asegurar que la información era recopilada de eliminada completamente 30 dí­as después de su obtención.

Carrier IQ

Como ya recordarás, el supuesto software espí­a de Carrier IQ (y lo de supuesto es una cortesí­a que a tenor de los últimos datos bien convendrí­a que brillara por su ausencia) serí­a capaz de registrar todos los movimientos que se efectúan desde un smartphone. Así­, no sólo se recopilarí­a la información de geolocalización del terminal, sino también los registros de voz y mensajes, emails o participación web, así­ como la frecuencia y secuencias de marcado que se desarrollarí­a con el teclado del dispositivo.

Algunos especialistas han desmentido los peligros paranoides que se les han llegado a achacar a este sistema, aunque, como decimos, esta información recinte viene a jugar en contra de la tranquilidad de los usuarios.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.