4G

¿4G o LTE? Da igual. Independientemente de cómo lo llamemos, el caso es que nos vamos a referir a un nuevo tipo de conexión que da un salto en calidad y velocidad respecto al 3G que llevamos ya unos años disfrutando en nuestro paí­s. Como ya hemos contado en tuexpertomovil.com, Vodafone estrenó la semana pasada el servicio en siete ciudades de nuestro paí­s, y en julio se arrancarán Orange y Yoigo con sus propuestas. No obstante, algunos usuarios están confusos ante esto del 4G. ¿Se trata sólo de una evolución del 3G? ¿Sirve para hacer llamadas? ¿Cuesta lo mismo que el servicio que ya disfrutan? ¿Todos los móviles pueden hacer uso del 4G? ¿Cómo empezar a sacarle partido?

Para empezar, diremos que las redes móviles de cuarta generación que conocemos en España funcionan a través del llamado estándar LTE, siglas de Long Term Evolution. Es un canal de comunicación inalámbrico que, en la práctica, funciona como las redes 3G que hemos venido disfrutando. Las principales diferencias que hacen tan atractivo al LTE respecto al 3G se identifican en la velocidad y en el tiempo de latencia. Lo primero lo podemos imaginar. El 4G va más rápido. Mucho más rápido, de hecho. Si contamos con un terminal conectado por LTE a las redes móviles, podrí­amos alcanzar cuotas teóricas de descarga de hasta 150 Mbps, que en subida serí­an de hasta 50 Mbps. Pero ojo, hablar de cuotas teóricas no es casual. Sólo en casos en que la cobertura sea óptima y se cuente con los terminales adecuados podrí­amos registrar esos resultados. Vodafone asegura que su LTE ha llegado a marcar 132 Mbps en descarga, aunque la realidad es que el máximo potencial de su red no estará disponible hasta dentro de varios meses. Quizás, incluso un año.

El caso es que Vodafone está recurriendo a una serie de bandas de frecuencia para transportar su señal LTE que no exprimen al máximo lo que este servicio puede dar de sí­. Pero no sólo Vodafone. La jugada de la operadora roja viene dada por el acicate que Yoigo, en primer lugar, y Orange, en segundo término, han aplicado al mercado de las telecomunicaciones, optando por abrir el melón del 4G usando los canales de 1.800 y 2.600 MHz. ¿Esto qué significa? En principio, menos potencia en la señal, y en consecuencia, menos cobertura. Para poder hacernos una idea más precisa, el funcionamiento más afinado del LTE está planteado por parte del regulador europeo para que funcione en la banda de los 800 MHz. En dicha banda, el canal se hace más potente, ofreciendo una mayor calidad. Pero esa frecuencia no se usará hasta que se libere. En estos momentos la ocupan algunos canales de la TDT, y será el año que viene cuando pasen a poder ser empleadas por los operadores móviles.

LTE

Pese a todo, las compañí­as que estrenan el servicio LTE en nuestro paí­s aseguran que funcionando en los 1,8 GHz y 2,6 GHz la conexión está a la altura de las circunstancias. Al menos, en aquellos puntos donde la cobertura es buena. Por el momento, sólo Vodafone ha dado unas estimaciones del porcentaje de influencia del servicio en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Bilbao, Málaga y Palma de Mallorca, haciendo una distinción sobre la calidad de la señal en interiores y exteriores. No es casual este matiz. Uno de los puntos negativos que tiene el haberse apresurado a recurrir a las citadas bandas con las que se estrena el LTE en España está en que, precisamente por falta de la potencia apropiada, dentro de los edificios la cobertura cae drásticamente. Así­, durante todo el verano quienes soliciten la conexión LTE de Vodafone tendrán a su alcance cobertura de cuarta generación en un 55 por ciento de los exteriores de las citadas ciudades, llegado al 25 por ciento en los interiores. En septiembre, quienes no cuenten con tarifas de alto precio, habrán de pagar casi once euros para acceder al servicio, pero contarán con más cobertura: la proporción ascenderán hasta los 85 y 60 por ciento del territorio, respectivamente.

Porque, sí­, en el caso de Vodafone habrá que pagar el LTE. No es que cambie nuestra tarifa de datos, sino que el abono de los nueve euros más IVA da acceso a la red LTE ””cosa, que como decimos, no pasará con las tarifas más caras, es decir, las RED3, RED3 Pro y el bono de 10 GB””. Yoigo no cobrará adicionalmente su 4G cuando dé el pistoletazo a su servicio el 18 de julio, y en el caso de Orange todaví­a no está clara la estrategia que empleará desde el 8 de julio, momento en que abrirá a sus clientes la red LTE.

Pero hemos dicho que además de la velocidad, que tanto dependerá de la cobertura, el canal 4G tiene otra gran ventaja respecto al sistema predecesor: la latencia.La latencia es el tiempo que transcurre entre que nuestro dispositivo solicita un paquete de información y lo recibimos. Así­ dicho, no parece que sea especialmente relevante, pero quizás con un ejemplo quede mejor ilustrado. Cuando pulsamos en un ví­deo de YouTube desde el móvil para poder verlo desde el móvil, la carga se toma unos instantes hasta que empieza a reproducirse, mientras continúa cargando en la barra de progreso el resto del contenido en adelante. Pues bien, gracias al LTE este tiempo de espera queda literalmente eliminado: pulsamos y empezamos a ver la secuencia. Sin más. Otra de las ventajas que van parejas a la mejora en el tiempo de latencia está en la práctica de juegos online. Ya hay una nutrida oferta de este tipo de entretenimientos para móviles y tabletas, aunque los operadores no acaban de expresar abiertamente su intención de explotar este atractivo en plataformas de sobremesa y ordenador.

Samsung Galaxy S4

Porque el 4G no sólo se orienta para móviles y tabletas. Cierto que ese es su mercado principal. Pero ahí­ podrí­a no quedarse el asunto. Vodafone ha declarado que, en zonas donde sea difí­cil penetrar con las conexiones ADSL, la solución LTE se antoja muy atractiva ””recurriendo a terminales que distribuyen el servicio con adaptadores inalámbricos, al estilo del MiFi””. Esto, sin embargo, abre el debate sobre el altí­simo consumo de datos que puede generar, y el modo en que se facture. No obstante, todaví­a es pronto para aventurarse por esta senda. Otro apartado que queda abierto, al menos parcialmente, es el del uso de las redes LTE para el transporte de paquetes de datos empleados para voz. Hablamos de una evolución en calidad del ya conocido VoIP ””voz sobre IP””. Aplicaciones como Skype, Tango o LINE permiten que realicemos llamadas sin recurrir al minutaje contratado con el operador, convirtiendo la comunicación en datos como si enviásemos mensajes de texto, y con la ayuda del 4G, esta utilidad se verí­a importantemente mejorada, tanto en la calidad de la recepción como en la del audio, que se aproxima a los resultados del todaví­a desconocido ””al menos, para la mayorí­a de los clientes”” sistema de voz de alta definición.

Una vez dicho todo esto, quienes se hayan visto tentados por hincarle el diente a la manzana del LTE se preguntarán cómo pueden saciar su curiosidad. No todos los teléfonos, tabletas y módems USB que hay en el mercado reconocen este tipo de redes. Incluso hay equipos que requieren de una actualización que, por el momento, no llega ””hablamos del iPhone 5 de Apple””. Para poder disfrutar del 4G, es preciso que reconozcan estas redes, y para que pueda emplearse a dí­a de hoy ””o entre hoy y julio, cuando se sumarán, como decimos, Orange y Yoigo a la comparsa””, los equipos han de operar sobre las citadas redes de 1,8 y 2,6 GHz.

Nokia Lumia 925

Así­, los usuarios que se decanten por smartphones basados en Android pueden elegir entre los Samsung Galaxy S4, Samsung Galaxy S3, Samsung Galaxy Note 2, Sony Xperia Z, Sony Xperia SP, LG Optimus G, HTC One, Huawei Ascend P2 y Huawei Ascend G526. Los Galaxy S3 y Note 2 están disponibles en versiones compatibles con el sistema LTE, pero no son las que comercializan las operadoras, por lo que sólo serí­an válidas ediciones libres que procedan de mercados donde sí­ que se distribuyen.

Quienes se decanten por Windows Phone, verán en los Nokia Lumia 920, Nokia Lumia 820 y Nokia Lumia 925 ””este último, pendiente de lanzamiento”” interesantes propuestas para poder sacarle todo el jugo a las redes LTE de nuestro paí­s. La BlackBerry Z10 también reconoce este estándar de comunicaciones.

Conviene estar al tanto de otro detalle. Durante la activación del servicio 4G, Vodafone libera una actualización que permite acceder a este tipo de conexiones. Yoigo y Orange harán lo mismo. Esto es fundamental, ya que para que el terminal pase a abrir la comunicación con los canales necesarios para el tráfico de datos a través de LTE, el software ha de estar preparado. Decimos esto porque los móviles libres podrí­an verse en la misma situación que el iPhone 5, es decir, que dependan de la actualización dirigida por el propio fabricante. Conviene que si tenemos un smartphone sin anclaje de operador consultemos con nuestra compañí­a la situación para evitar fiascos.

Y respecto a las tabletas, los últimos lanzamientos de Apple (iPad Mini y iPads de tercera y cuarta generación) son 4G, pero al igual que pasa con el iPhone 5, hay que esperar a que Apple libere la actualización que haga posible que los terminales se comuniquen con las redes LTE. Por otro lado, la Sony Xperia Tablet Z también podrá usarse en modo 4G. Asimismo, también podrí­amos recurrir a pinchos USB. Nos referimos a esos módems con forma de lápices de memoria que, al conectarlos al ordenador mediante USB, hacen que el equipo empiece a navegar casi instantáneamente por Internet. Vodafone venderá tres de estos pinchos de marca propia, y Huawei y ZTE están marcándose especialmente esfuerzos por desarrollar dispositivos apropiados en esta lí­nea.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.