Vodafone

La operadora de origen británico Vodafone ha resuelto su participación del 45 por ciento en la norteamericana Verizon Wireless por 130.000 millones de dólares (unos 98.000 millones de euros, al cambio actual). La compradora ha sido la propia operadora estadounidense, que se hace de este modo con el cien por cien del capital total de la empresa. La operación supone la salida de Vodafone del mercado de operadoras de Estados Unidos, y le repercute unos ingresos de 60.200 millones de dólares a través de las acciones que actualmente dispone en Verizon.

Con esto, Verizon pasa a ser plenamente norteamericana, después de más de doce años joint venture que ha unido a la estadounidene Verizon Communications y la británica Vodafone, repartiéndose participaciones del 55 y 45 por ciento, respectivamente. Ya desde la semana pasada se rumoreaba que las empresas estarí­an en negociaciones para culminar una operación que se ha concretado en estos términos, y que suponen la tercera compra más cuantiosa de la historia. Además de los 60.200 millones de dólares procedente de la adquisición de acciones de Vodafone en Verizon, la estadounidense abonará 58.900 millones en metálico, así­ como 11.000 millones dedicados a operaciones de diverso tipo.

Verizon

Para poder ejecutar la jugada, Verizon tendrá que financiarse con la ayuda de los bancos Morgan Stanley, Bank of America Merrill Lynch, JPMorgan Chase y Barclays, que en conjunto aportarí­an un préstamo por valor de la mitad de la operación. En este sentido, la suma que generarí­a la compra en intereses y comisiones supone un importante espaldarazo para los planes de las financieras, al tiempo que compromete a Verizon, que pasa a tener el control completo de una compañí­a que, de facto, ya controlaba sin necesidad de mover esta cara ficha sobre el tablero.

El curso corporativo comienza como vemos con movimiento intenso, y no sólo por la operación que le sirve a Vodafone para deshacerse de su participación en Verizon, reportándole un importante capital en lí­quido, sino también por la otra compra millonaria con la que amanece septiembre: la adquisición por parte de Microsoft de la división de hardware y dispositivos de la finlandesa Nokia. En esta otra jugada transcontinental es de nuevo Estados Unidos el que pasa a controlar un negocio participado por Europa. En esta ocasión, sin embargo, el cheque ha resultado mucho menos escandaloso: 5.440 millones de euros que finiquitan un importante episodio de la historia empresarial de la telefoní­a móvil. No obstante, conviene señalar que los de Redmond no se han hecho ni con la marca ni con las patentes de la multinacional de Espoo, sino que se apropia del carácter fabricante de terminales de ésta.

A diferencia de la operación Verizon-Vodafone, la compra planeada por Microsoft viene siendo un rumor constante desde que, en 2010, se anunciase la llegada de Stephen Elop a Nokia, zancadilleando la candidatura del entonces vicepresidente Anssi Vanjoki a consejero delegado de la firma. La posible adquisición de Nokia por parte de Microsoft se postuló con más intensidad cuando se comunicó la alianza entre ambas, con el desarrollo de móviles de la primera con el sistema operativo de la segunda.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...