Samsung Galaxy S5

La cámara del posible Samsung Galaxy S5 es uno de los puntos que más interés suscitan del próximo buque insignia de la firma surcoreana. Hasta ahora se ha venido diciendo que integrarí­a un sensor de 16 megapí­xeles basado en tecnologí­a ISOCELL, un tipo de componente que se caracteriza por estar dotados de fotorreceptores de más tamaño, con lo que se amplí­a la información que recibe el sistema para procesar las imágenes capturadas y, en definitiva, mejorar la calidad del archivo final. Otro de los rumores señalaba que este sensor estarí­a montado sobre un sistema de estabilización óptica. No obstante, lo último que se ha puesto sobre la mesa en este asunto descarta esta posibilidad.

Desde el medio surcoreano ETNews señalan que Samsung finalmente no integrarí­a el sistema OIS (optical image stabilization) entre las caracterí­sticas del Samsung Galaxy S5. Con ello, al igual que ha ocurrido con el Samsung Galaxy Note 3, se recurrirí­a un sistema controlado por software que tratase de compensar la oscilación en el momento de realizar la captura. Y es que el último tabletófono de la firma también se esperaba que llegase con estabilizador óptico, cosa que como sabemos no ha ocurrido.

Samsung Galaxy S5

En las últimas semanas se habí­a sabido que Samsung estaba trabajando en sensores estabilizados de trece y 16 megapí­xeles, con lo que la maquinaria de rumores habí­a asignado ya la presencia de una de estas unidades al futuro Samsung Galaxy S5. No obstante, estos componentes no habrí­an sido optimizados de acuerdo a las necesidades del próximo buque insignia, según ponen de manifiesto desde ETNews. El tamaño de los módulos de estabilización serí­a demasiado grueso para instalarlo en el Samsung Galaxy S5, con lo que con vistas a evitar que el terminal no alcanzara la esbeltez deseada, habrí­a desechado finalmente la alternativa.

Con esto, queda un poco mejore dibujado el esbozo de lo que podrí­amos esperar del Samsung Galaxy S5. Hasta el momento se ha dicho que incorporará una pantalla flexible de cinco pulgadas, lo cual ha llevado a pensar en un diseño probablemente curvo. También se ha puesto sobre la mesa la posibilidad de que la resolución del panel alcance los 2.560 x 1.440 pí­xeles, arrojando así­ una densidad de nada menos que 587 puntos por pulgada.

Por otro lado, se ha planteado la presencia de un procesador sin parangón en el mercado. Se tratarí­a de una unidad de ocho núcleos basada en tecnologí­a de 64 bit, lo cual vendrí­a a postularse como lo más potente visto en un smartphone. La memoria RAM llegarí­a a tres GB y la baterí­a a 4.000 miliamperios, con vistas a surtir de la autonomí­a suficiente a un dispositivo equipado con semejantes pantalla y procesador.

La fecha que se maneja para la presentación oficial del Samsung Galaxy S5 se sitúa en una horquilla de dí­as que se mueve entre los meses de febrero y marzo, con lo que podrí­a adelantarse su estreno respecto al evento en el que pudimos conocer el Samsung Galaxy S4.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.