skyfire-iphone

El usuario ha hablado. A pesar de que Steve Jobs se empeña en desoí­r a sus clientes desde su torre de marfil, éstos han certificado que la ausencia de Flash en los iPhone, iPad y iPod Touch es la gran asignatura pendiente. Y el hecho de que la aplicación Skyfire haya recaudado más de un millón de dólares (unos 720.000 euros, al cambio actual) en una semana deja bien claro cuáles son los gustos y preferencias de los usuarios, indicando que el módulo Flash le hace mucha falta al iPhone.

La aplicación ha conseguido ya más de 300.000 descargas en el manzanófono, y la cifra sigue subiendo. Tal fue la buena acogida de este navegador con un sistema que permite ver las webs con contenidos Flash, que en su primer dí­a disponible literalmente “petó” los servidores de la App Store, algo que obligó a Apple a retirarla hasta que las descargas se canalizaran con más control y el resto de usuarios pudiesen hacer uso de la tienda online con normalidad.

flash-player-10.1-02

La razón de semejante demanda, como ya venimos diciendo, hay que encontrarla en el hecho de que hasta ahora era imposible ver contenidos Flash en el iPhone (al menos, sin recurrir a soluciones piratas mediante jailbreak). No obstante, la aplicación Skyfire no incluye el módulo Flash de Adobe que tanto detesta Apple. El sistema que emplea este navegador es un tanto más complicado, aunque efectivo para saltarse las normas de los de Cupertino.

Basicamente, lo que hace Skyfire es convertir una página Flash en una web HTML5, que es un lenguaje de programación tolerado por Apple que consigue unos resultados similares al estándar de Adobe. Para hacer esto, Skyfire está en comunicación con los servidores de su desarrolladora, a la cual le enví­a la web Flash y donde se produce el proceso de conversión a HMTL5, en cuyo formato se devuelve la misma web al iPhone para que el usuario pueda visualizarla correctamente.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.