Sony CP-V3

No pocas veces hemos aludido a la bestia negra de la generación smartphone: la autonomí­a. Aunque poco a poco los fabricantes se van poniendo las pilas ””nunca mejor dicho”” para dotar a sus equipos de unos buenos registros de duración en uso, la realidad pasa por la desgraciada situación en que difí­cilmente se llega a consumar una jornada muy intensa de trabajo con el smartphone. Algunas compañí­as han ofrecido soluciones accesorias en forma de baterí­as suplementarias, y precisamente en este terreno se mueve la unidad CP-V3 de Sony.

Nos encontramos ante una opción que combina sencillez y funcionalidad con atractivo estético. La baterí­a externa Sony CP-V3 está disponible en doce colores diferentes, con vistas a que nuestro smartphone ””o la carcasa con que lo hayamos protegido”” no desentone con este accesorio, que puede alimentarse mediante un cargador de corriente dedicado o a través de USB, tardando en surtirse completamente entre 3,5 y seis horas, en función de una u otra ví­a. Una vez que esté al cien por cien de recarga, podrá compartir la energí­a acumulada con un móvil o tableta, siempre y cuando el equipo receptor disponga de alimentación USB. En ese caso, podrí­amos contar con hasta una hora de autonomí­a suplementaria, procedente de su carga de hasta 2.800 miliamperios. Resulta curioso que el fabricante refleje sólo una hora de soporte adicional con semejante carga, dicho sea de paso.

Sony CP-V3

El Sony CP-V3 garantiza una capacidad máxima de carga de hasta el 90 por ciento durante los 1.000 primeros ciclos. Uno de sus máximos atractivos está, como hemos adelantado, en el diseño. Aunque en principio está disponible en doce variedades según color, en nuestro paí­s se puede conseguir en tres versiones (magenta, blanco y cián). Pero lo interesante es que registra un peso de sólo 84 gramos, marcando unas dimensiones razonablemente compactas de 38,8 x 99 x 19 milí­metros. Por el momento, por desgracia, no hay un precio que nos ayude a orientar cuánto nos costarí­a hacernos con el Sony CP-V3.

Lo que si sabemos es que este dispositivo accesorio es compatibles con cualquier terminal equipado con Android, iOS, BlackBerry OS o Windows Phone, siempre y cuando cuente con la correspondiente toma microUSB o un adaptador compatible. La idea al usar este tipo de dispositivos es la de recurrir a ellos sólo cuando la baterí­a integrada de nuestro equipo se precipita seriamente hacia el agotamiento. De este modo, pasa a alimentarse de una unidad suplementaria, como esta Sony CP-V3, del mismo modo que lo harí­a en caso de que lo conectásemos al ordenador o a la corriente. La cuestión es que, como decimos, contarí­amos con aproximadamente una hora de respaldo. Y eso, claro, dependiendo de las especificaciones del smartphone que estemos usando, ya que aquellos que dispongan de un amplio perfil de conectividad ””que esté además en pleno funcionamiento”” o con grandes pantallas de alta definición con la configuración de brillo al máximo acabarán por gastar la carga de la baterí­a suplementaria con mayor intensidad que lo que lo harí­a un equipo de prestaciones más humildes.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.