iphone 7 no jack

Uno de los fenómenos más comentados de este año ha sido la eliminación del puerto mini jack de 3,5 mm en el iPhone 7, último buque insignia de Apple, una decisión de la que se llevaba hablando meses pero que muchos todaví­a se resistí­an a creer, hasta que el pasado 7 de septiembre se confirmó en su presentación oficial. Todaví­a un mes y medio después muchos se preguntan, ¿por qué?

Valentí­a

Cuando Phil Schiller, el jefe de management de Apple, fue preguntado en su momento sobre las razones por las cuales la marca decidió a dar un paso tan arriesgado, su respuesta fue “Por valentí­a“. Tras ello se han sucedido distintas lí­neas de defensa desde la marca californiana. Por un lado, Apple siempre ha apostado por los dispositivos inalámbricos y el almacenamiento virtual, es por ello que quitaron los cables de los ratones y teclados en sus iMacs, para después quitar también las ranuras de DVD en Macbooks y iMacs. También con esa lí­nea nunca hubo una ranura de microSD en ninguno de sus teléfonos. Según ellos es una cuestión de visión de futuro, un futuro donde el resto de los teléfonos seguirán esta lí­nea. Poco que responder a esos argumentos.

iphone 7 no jack

Una segunda lí­nea argumental  de los de Cupertino iba en una dirección más pragmática: eliminar el puerto mini jack podrí­a hacer el próximo dispositivo más fino, garantizar su sumergibilidad, y además permitir utilizar el espacio para incluir un segundo altavoz que garantizase la escucha en estéreo. Sobre esto sí­ que se puede responder con algunos hechos: el primero es que el iPhone 7 tiene exactamente el mismo grosor que el iPhone 6 y 6s, 7,1 milimetros, con lo cual, no parece que le hayan dado mucho uso en ese sentido. Respecto a la resistencia al agua, existen dispositivos como el Samsung Galaxy S7, que manteniendo el puerto de audio, ofrecen una sumergibilidad incluso superior al iPhone 7 (el Galaxy S7 se puede sumergir medio metro más hondo sin sufrir daño). Finalmente, el argumento de los altavoces estéreo se cae por su propio peso ya que otros terminales como el Sony Xperia XZ o el ZTE Axon 7 ofrecen también altavoces estéreo, colocando la entrada mini jack en la parte de arriba (como ya tení­a iPhone hasta su cuarta generación). Lo cierto es que, al final, solo los argumentos relativos a la “imagen de marca” son los que aparecen como única razón para eliminar un puerto con 5o años de vida en multitud de dispositivos.

auriculares lightning

A la práctica, desventajas

Al margen de la simbologí­a, la decisión de dar la espalda a esta entrada clásica en los amantes de la música ha dejado a muchos usuarios con preguntas sobre su conveniencia. ¿Cómo utilizamos entonces los auriculares, qué opciones tenemos? ¿Estamos mejor o peor que antes?

La visión de Apple es que la mejor manera de disfrutar la música con el iPhone 7 es usando sus nuevos Airpods, unos auriculares inalámbricos muy parecidos en diseño a sus Earpods, pero sin el cable, funcionando por Bluetooth y utilizando comandos de voz para subir y bajar volumen o para cambiar de canción. Estos auriculares se cargan en una estación de carga propia y no se ofrecen junto con el teléfono, sino que se compran aparte por un no módico precio de 200 euros. Lo que sí­ incluye el iPhone 7 son unos auriculares Earpods, iguales a los del iPhone 5 y 6 excepto por la salida Lightning, que sustituye al mini jack. En el caso de que estos se estropeen, se pierdan o no estén a mano, Apple también incluye un adaptador de Lightning a mini jack, para poder utilizar los antiguos Earpods o cualquier otro auricular. El usuario también podrí­a utilizar unos auriculares inalámbricos de otra marca, claro, aunque todaví­a es un sector donde los precios son bastante altos de media. Las opciones “modestas” pasan entonces por el conector y los auriculares Lightning,

En su uso práctico, los Airpods corren el riesgo de perderse, al ser dispositivos pequeños. Además, depender de la estación de carga también hace complicado su uso fuera de casa, ya que exige cargar con ésta. Los auriculares Lightning tienen el inconveniente de que no se pueden utilizar mientras el teléfono se está cargando, una situación que se da bastante en un entorno cotidiano. El adaptador para mini jack también es pequeño y  fácil de perder. Los propios auriculares con cable se extraví­an muy fácilmente, por eso el adaptador mini jack es (¿era?) una opción fácil y cómoda que permite su uso con diferentes dispositivos distintos sin tener que realizar nuevos gastos. Aunque tal vez sea ese el problema. Puede que la lí­nea de razonamiento de Apple sea, “si nuestros usuarios han aceptado un cargador que sólo vendemos nosotros, ¿Por qué no hacer lo mismo con los auriculares?”. Y podrí­a funcionar. Apple ha hecho unas estimaciones de más de 70 millones de iPhone 7 vendidos en todo el mundo para final de año. ¿Da entonces igual lo que decida hacer la marca californiana?

airpods

El futuro

Apple se ha caracterizado por ser una empresa altamente influyente en muchas de sus decisiones, entre ellas la propia aceptación generalizada del smartphone o la tablet. Han sido pioneros en muchos aspectos, y eso merece al menos el beneficio de la duda hacia cualquier decisión arriesgada que tomen. El sensor de huella dactilar, por ejemplo, parece ya un accesorio imprescindible, así­ como la tarjeta nanoSIM, ambas aportaciones de Apple. Sin embargo, no todas las ideas, ni siquiera las buenas, acaban contando con el respaldo del público. Habrá que esperar a ver si Apple mantendrá este enfoque en próximos lanzamientos, o dará marcha atrás, como recientemente ha hecho LG con el planteamiento modular de su LG G5. Lo cierto es que Apple nunca se ha caracterizado por volver sobre sus pasos, aunque siempre hay una primera vez para todo. O tal vez tengan razón, y de aquí­ a cinco años el auricular con cable sea visto como un dinosaurio. No hay bola de cristal que nos permita saberlo.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.