iPhone 5S

La era dorada del iPhone parece que empieza cambiar de rumbo. Al menos, en lo concerniente a la distinción de los usuarios que se compran un manzanófono por primera vez. El último modelo de gama alta viene gozando de un buen respaldo en ventas durante sus primeras semanas de estreno, pero entre los que se hacen con uno de estos terminales los que se estrenan en la telefoní­a de Apple son menos que en ocasiones anteriores. Y la tendencia podrí­a ir a peor. Así­, al menos, lo creen desde Sanford Bernstein. Esta consultora ha elaborado un informe firmado por uno de sus analistas, Toni Sacconaghi, donde se sostiene que el número de los compradores que se hacen con iPhone sin haber tenido alguna de las ediciones anteriores está cayendo.

En concreto, apuntan que el pasado año un 62 por ciento de todos los clientes que adquirieron un iPhone jamás habí­an disfrutado de uno de los móviles de Apple. Sin embargo, este año, en lo que llevamos de trayectoria de los iPhone 5C y iPhone 5S ””poco tiempo, dicho sea de paso, aunque el dato se completa con las ventas de los iPhone 4S y iPhone 5”” el porcentaje ha caí­do hasta el 54 por ciento.

iPhone

Sigue siendo un buen dato para los de Cupertino, que por un lado demuestran seguir teniendo tirón para los neófitos y por otro mantienen su polí­tica de fidelizar a los usuarios que ya conocen sus productos. No obstante, la cosa podrí­a ir a peor. El año que viene, pronostica Sacconaghi en su estudio, sólo un 37 por ciento de los iPhones que se vendan llegará a manos de un cliente que nunca haya poseí­do un terminal de la casa, mientras que en 2015 el reparto para este segmento descienda hasta el 28 por ciento.

Pese a todo, como decimos, la lectura que se desprenda de esto puede enfocarse desde la perspectiva de la fidelización, ya que el volumen de usuarios que opte por renovar su antiguo iPhone por un modelo de más reciente hornada irá creciendo a año a año. La clave para poder extraer conclusiones más precisas estarí­a en el número de unidades vendidas. De crecer de año en año, se deducirí­a la satisfacción de los clientes de Apple con cada nuevo iPhone, obviando la posibilidad de probar suerte con los smartphones de la competencia. Pero en caso de que se mantengan o incluso caigan en comparación con el resto de fabricantes, los de Cupertino incurrirí­an en un preocupante estancamiento que nada les conviene.

En esta lí­nea, el informe de Sanford Bernstein también reflexiona con estimaciones que apunta a la distribución procedente de las operadoras. En 2010, más de la mitad de los compradores del iPhone accedí­an al dispositivo a través de una telefónica. No obstante, Apple ha sabido domesticar a los clientes, que ya optan por los canales de terminales libres ””su cadena de tiendas Apple Store ha sido una importante herramienta en este sentido””, y ya en 2011 dieron un vuelco a la tendencia, desplazando a las operadoras al quince por ciento como fuente de comercialización de sus teléfonos. En 2012 las tiendas fí­sicas y online de las compañí­as telefónicas sólo representaron un ocho por ciento de las ventas totales del iPhone, y según este estudio se espera que 2013 cierre con un mí­nimo tres por ciento.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... , ,