Apple

Este año Apple ha subido el listón del precio para su nuevo iPhone. Al menos, para el que se inscribe en la gama premium, dado que en esta generación hemos conocido dos dispositivos, los iPhone 5C y iPhone 5S. 700 euros del ala es lo que hay que pagar por el modelo equipado con menos memoria del manzanófono de referencia. Pero esto podrí­a llegar a parecernos poco si lo comparamos con el hipotético dispositivo que estarí­an preparando en Cupertino para su próxima hornada de teléfonos. Así­ lo considera al menos Chris Caso, analista de la consultora Susquehanna, quien avanza un aumento en el margen alto de la horquilla que llegarí­a a 50 o 100 dólares ””o euros, si aplicamos la polí­tica de precios que se gastan los chicos de Apple””.

Este pronóstico estarí­a justificado, según el mencionado analista, a través de varias cuestiones. Para empezar, admitirí­a que, tal y como se viene anticipando, el iPhone 6 ””si es que así­ se acaba llamando el próximo smartphone de Apple”” tendrí­a una pantalla de mayor tamaño. En concreto, se ha planteado que el siguiente paso en la escala evolutiva del terminal presentarí­a un panel de entre 4,5 y seis pulgadas. Pero no sólo el tamaño importa cuando se habla de encarecimiento.

iPhone 6

Los materiales también participan en la ecuación. Caso augura que la pantalla del rumoreado iPhone 6 estarí­a basada completamente en cristal de zafiro, un tipo de componente que ampliarí­a la resistencia de la superficie ante golpes y caí­das. Recordemos que el iPhone 5S ya recurre a este material, aunque sólo en el nuevo botón de inicio que sirve como lector de huellas dactilares.

Otro factor que entra en juego es el procesador. Apple ha abierto el melón de los chips de 64 bit, una tecnologí­a que también conoceremos en unidades de Qualcomm y Samsung, entre otros. Los de Cupertino tratarí­an de ejecutar otro salto cualitativo con el iPhone 6 en este sentido, y ello acabarí­a conllevando necesariamente, asegura el informe de Susquehanna, a un aumento en los costes de fabricación. Y con vistas a mantener unos márgenes de beneficio próximos a los que ahora tiene para su buque insignia, desde Apple tomarí­an la decisión de subir el precio del siguiente terminal de referencia.

Por supuesto, no se puede asegurar nada de esto en el momento actual. La multinacional californiana puso en circulación sus últimos dispositivos hace unas semanas, y no hay todaví­a una estrategia oficial para su próxima generación que sea de dominio público. En cualquier caso, la posibilidad de que efectivamente conozcamos el año que viene un iPhone que acabe aproximándose en tamaño a los actuales terminales estrella de la competencia es una canción que lleva tiempo planteándose, aunque todaví­a no haya sonado. De ser finalmente así­, y conociendo el respaldo con el que cuenta Apple por parte de su público más fiel, no serí­a de extrañar que no viesen riesgo en mantener su margen de ganancias por cada unidad del próximo iPhone subiendo los precios respecto a los que marca para su iPhone 5S.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.