La búsqueda de un teléfono móvil no es la misma ahora que hace unos años: las marcas se han multiplicado, así­ como las propuestas, y la competencia feroz ha generado una subida del nivel medio que nos permite acceder a terminales de una calidad notable por cantidades bastante asequibles. Lo cierto es que todo este proceso de elección puede ser algo abrumador para el consumidor, así­ que desde aquí­ vamos a daros algunas pistas para que podáis zambulliros en el mundo de la telefoní­a inteligente sin que os llegue el agua al cuello. ¿En qué tenemos que fijarnos a la hora de comprar un smartphone?

smartphones baratos

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Procesador

Cuando vemos teléfonos anunciados parece que todo lo que importa son los núcleos, y nos encontramos en una escalada con cada nuevo móvil presentado, pero lo cierto es que los núcleos no lo son todo. Hay que tener en cuenta la velocidad del procesador, los GigaHercios (GHz), ya que los núcleos son tan sólo una forma de distribuir la velocidad de frecuencia, y si hay poca potencia, muchos núcleos no van ni a ser necesarios. Para un procesador de 1,3 GHz no necesitarás más de cuatro núcleos, por poner un ejemplo.

Memoria RAM

La memoria RAM también ayuda a agilizar la actividad dentro del teléfono, así­ que si quieres buscar un terminal con una capacidad aceptable de funcionamiento, te recomendamos que no bajes de 2 GB de memoria RAM.

Disco duro

Este punto es básico: aunque tengas la posibilidad de ampliar la memoria mediante unidades externas como una tarjeta microSD, la memoria interna del dispositivo nos garantizará poder descargar apps y sus consecuentes actualizaciones sin ahogar el dispositivo. Nuestra recomendación es nunca menos de 8 GB, siendo 16 GB el mí­nimo óptimo. Para usuarios de nivel experto, hay hasta móviles de 256 GB de memoria interna…

estudio-smartphone-02

Cámara

La cámara del teléfono móvil se ha convertido en un accesorio indispensable hoy en dí­a, sustituyendo  en gran medida a las cámaras digitales de nivel no profesional. Instagram, Snapchat… hay que tener una buena cámara para estar al dí­a en redes sociales. Pero, ¿cómo determinamos que la cámara sea buena? Los Megapí­xeles son una medida a tener en cuenta, pero no es la única, ya que sólo nos permite saber el tamaño de la foto realizada, pero no su resolución, ni su facilidad de uso. Lo recomendado es que sea una cámara con estabilizador, que ayuda a que la fotografí­a se vea más ní­tida,  así­ como con autofocus, que facilita el proceso de enfoque. Si la cámara de tu móvil dispone de ello, no importa que tenga 8 Megapí­xeles, las fotos te saldrán mejor. Fí­jate también en el valor de la apertura, marcado por el valor f/x.x. A menor valor mayor calidad de fotos podrás obtener en condiciones de poca luz. Por ejemplo, el Samsung Galaxy S7 se sitúa en f/1.7. Otro valor que va en la misma lí­nea es el de la exposición a la luz, marcado por el valor ISO-XXX. En este caso, a mayor valor mejor rendimiento (por lo general) en fotos con poca luz. Aunque no lo hemos mencionado antes, el flash también es un punto clave, aunque muchas veces las fotos son más naturales sin usar esta herramienta.

En el caso de la cámara de selfies, otro de los aspectos que merece la pena mirar es el ángulo de visión de esta cámara. Si tenemos una lente gran angular (por ejemplo existen cámaras con 120 grados de visión) podremos llegar a sacar selfies de grupo muy amplias.

Autonomí­a

Finalmente, la duración de uso de nuestro terminal es fundamental. Además, con el progresivo aumento de las pantallas de los teléfonos, así­ como sus procesadores cada vez más potentes, el gasto de baterí­a ha ido también en aumento. Hay que tener en cuenta los materiales (los paneles LCD gastan más que una pantalla AMOLED) así­ como la resolución (Full HD tendrá más gasto que el HD simple) y el procesador (cuanto más potente, el rendimiento será mayor, pero también el gasto). Así­ que si quieres garantizar que tu móvil pase del dí­a de uso en un teléfono de 5 pulgadas, por ejemplo, nuestra recomendación es una baterí­a 2300 mAh mí­nimo.

Esperamos que con estas pistas encuentres luz en el caos de las propuestas móvil de la actualidad, y te hagas con el dispositivo ideal para tus necesidades.

Noticias relacionadas