Llega el Samsung Galaxy S8, ¿te acuerdas de cómo era el Galaxy S?

El 29 de marzo está a la vuelta de la esquina, el dí­a de conocer el nuevo Samsung Galaxy S8 de primera mano. Sin embargo, hoy lo que queremos hacer es echar la vista atrás. En junio de 2010, comenzó una saga de teléfonos, los Galaxy S. Aquel primer dispositivo apuntaba maneras, pero todaví­a no se habí­a convertido en el monstruo que sin duda será el Galaxy S8.

La evolución ha sido imparable, año tras año, pero todo tiene un comienzo. Sólo hace 7 años, y parece una auténtica eternidad, especialmente si comparamos los cambios tan gigantescos en hardware y software que el teléfono de Samsung ha vivido.

Tamaño

El Samsung Galaxy S nació como el teléfono que iba a desafiar al iPhone 4. Lanzado casi a la vez, el también conocido como Samsung i9000 ofrecí­a una pantalla de 4 pulgadas con 480 x 800 pí­xeles de resolución. Su panel super AMOLED todaví­a no se acercaba al HD, y llevaba protección Corning Gorilla Glass, la primera generación. Medí­a 9.9 mm de grosor y pesaba 119 gramos.

Siete años después, aquí­ estamos, esperando un Samsung Galaxy S8 que pretende llegar en dos modelos, de 5.8 y 6, 2 pulgadas, con una resolución de 1440 x 2960 pí­xeles, Quad HD.  Se ha pasado de un 58% de ratio de pantalla a un 85%, lo que afecta a que el tamaño del teléfono no haya cambiado tanto. El Galaxy S8 es, de hecho, más fino (7,7 mm de grosor) y solo mide 20 milí­metros más de alto que el Galaxy S.

samsung i9000

El Galaxy S, con sus 512 MB de memoria RAM.

Potencia

En 2010, el Galaxy S se enorgullecí­a de ir equipado con un chip Hummingbird de un núcleo a 1 GHz de potencia. La memoria RAM era de 512 MB y funcionaba con Android 2.1. El almacenamiento oscilaba entre los 8 y los 16 GB, y era ampliable ví­a tarjeta microSD.

Comparando con lo que se espera del Samsung Galaxy S8, nos quedamos helados: un chip Snapdragon 835 con ocho núcleos a una velocidad máxima de 2,45 GHz, 4 GB de memoria RAM y un almacenamiento que oscila entre los 64 y los 128 GB.

Cámara

Cuando el Galaxy S salió a la venta, la cámara todaví­a era un accesorio menor de los teléfonos móviles. Las cámaras compactas estaban en pleno auge, y nadie pensaba que los smartphones les fueran comer terreno. Sin embargo, lo han hecho, y mucho. En 2010, el Galaxy S tení­a una única cámara trasera de 5 megapí­xeles. Sin flash, por supuesto. Eso sí­, grababa ví­deo a 720 pí­xeles.

En 2017, las cosas han cambiado mucho: las cámaras de los móviles son una auténtica amenaza a las cámaras personales, e incluso a algunas cámaras semiprofesionales. Samsung puso el listón muy alto con el Galaxy S7, pero pretende volver a a subirlo con el Galaxy S8. Se espera una cámara trasera de 12 megapí­xeles con apertura f/1.7, auto HDR y ví­deo en 4K. Delante, una cámara de 8 megapí­xeles también con apertura f/1.7 y auto HDR. No es un cambio, ni un salto, es una auténtica transformación.

galaxy s8 delante

Antes y ahora: un vistazo al Samsung Galaxy S8.

Autonomí­a y conectividad

El Galaxy S llevaba una baterí­a de 1.500 mAh, y ofrecí­a autonomí­a de hasta 13 horas, lo que para entonces se vio como algo muy reducido. Habí­a que tener en cuenta que los teléfonos que no eran smartphone podí­an pasarse varios dí­as encendidos sin problema. En cuanto a conexiones el Galaxy S, tení­a Wi-Fi 802.11 b/g/n, Bluetooth 3.0, GPS y radio FM. ¿Para qué más?

En 2017, cuando una baterí­a nos sobrepasa la jornada de autonomí­a, saltamos de alegrí­a. Se espera que la baterí­a del Samsung Galaxy S8 duplique la capacidad del Galaxy S, con 3.000 miliamperios. Su autonomí­a, sin embargo, será difí­cil que doble la del Galaxy S, aunque lo comprobaremos cuando lo tengamos a mano.

Por último, los sensores y las conexiones  han pasado a convertirse en aspectos muy valorados por el público. Hablamos del lector de huellas, el escáner de iris, el acelerómetro, sensor de proximidad y de ritmo cardí­aco. Nos encantan esas cosas.

Volviendo la visa al frente

Todo un mundo ha pasado desde que el Galaxy S apareció en nuestras vidas. Ahora, parece que viviremos un nuevo giro con la salida del Samsung Galaxy S8. Sólo tendremos que esperar unos dí­as para poder verlo de cerca. Prometemos hacer una foto de familia cuando eso ocurra, junto al Galaxy S.

 

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,