Seguros de rotura de móviles

Adquirir un teléfono inteligente de alta gama supone llevar siempre a mano un dispositivo cuyo precio perfectamente puede superar los 400 o 500 euros, con todas las responsabilidades que ello genera. Una caí­da, un descuido o un olvido pueden salir muy caros, especialmente si hablamos de un teléfono inteligente adquirido mediante una financiación que supone la obligación de seguir pagando el dispositivo a pesar de no poder utilizarlo. Debido a estos motivos, los seguros de rotura de móviles han adquirido un peso muy importante dentro del mercado de la telefoní­a móvil.

Pero… ¿cómo funcionan los seguros de rotura de móviles? ¿Merece la pena contratar uno de estos seguros? ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de contratarlo? Dado que son muchas las dudas que surgen alrededor de los seguros de rotura de teléfonos inteligentes, en esta ocasión vamos a analizar punto por punto cómo funcionan -en lí­neas generales- estos seguros.

Seguros de rotura de móviles

¿Qué cubren, por lo general, los seguros de rotura de móviles?

Una de las primeras preguntas que aparece alrededor de los seguros de rotura de móviles está relacionada con la cobertura de estos seguros. Esta cobertura varí­a en función de cada empresa aseguradora aunque, por lo general, las condiciones que vienen incluidas en la mayorí­a de los seguros de rotura de móviles incluyen:

  • Robo o hurto. La mayorí­a de este tipo de seguros cubre el robo o el hurto del teléfono inteligente. Esto quiere decir que, si sufrimos un robo de nuestro dispositivo, el seguro cubrirá la pérdida y nos entregará un teléfono inteligente idéntico al que tuviéramos hasta ese momento. El caso de los hurtos es algo más delicado y depende de cada compañí­a aseguradora, ya que no todas cubren robos por descuidos o robos sin violencia.

Y ojo, porque solamente estamos hablando de robo o hurto, ya que la mayorí­a de los seguros no incluyen coberturas para la pérdida accidental de nuestro dispositivo. Y arriesgarnos a realizar una denuncia falsa después de perder el móvil puede salir caro por la sencilla razón de que se trata de un delito recogido dentro del artí­culo 456 del Código Penal, el cual incluye multas y privaciones de libertad.

  • Rotura o averí­a. La cobertura de la rotura y la averí­a suele ser el principal reclamo de los seguros para teléfonos inteligentes. La idea de este tipo de seguros es ofrecer a los usuarios un añadido adicional de tranquilidad que no ofrecen ni las garantí­as ni las extensiones de las mismas. La mayorí­a de los seguros móviles incluye una cobertura completa de rotura o averí­a, lo que quiere decir que la empresa aseguradora se encarga de sustituir nuestro móvil en el caso de una rotura de la pantalla, daños por lí­quidos o cualquier otro tipo de daños por caí­das o golpes.

Pero, nuevamente, volvemos a encontrarnos con letra pequeña en este apartado: los seguros de móviles suelen tener un precio de cobertura máximo para la reparación de los daños sufridos en un teléfono inteligente. Esto quiere decir que, si una reparación tiene un precio superior a una determinada cifra, será el usuario el que deberá abonar la diferencia entre ambas cifras. En el caso de que la reparación no sea factible (porque el precio supera el valor del móvil, por ejemplo), el usuario recibirá un teléfono inteligente igual –o de similares caracterí­sticas– al que tuviera asegurado.

  • Uso fraudulento. Los robos de los teléfonos inteligentes pueden venir acompañados también de un uso fraudulento por parte de la persona que se apropia del dispositivo. Este uso fraudulento se traduce en ni más ni menos que en llamadas y mensajes a números de alta tarificación (números del extranjero, números de suscripciones a todo tipo de servicios, etcétera). Prácticamente todos los seguros de rotura de móviles incluyen una cobertura para este tipo de uso fraudulento, aunque cuidado; normalmente existe un lí­mite en la cantidad de dinero por uso fraudulento que cubre el seguro.

Seguros de rotura de móviles

¿Qué precio aproximado suelen tener los seguros de rotura de móviles?

El precio de los seguros para móviles varí­a en función del teléfono inteligente que se va a asegurar y en función de las coberturas del seguro. Resulta complicado encontrar una horquilla de precio para este tipo de seguros, ya que varí­a enormemente en función de la empresa con la que se contrate, pero haciendo una media de los precios disponibles en la red podemos concluir que los precios de estos seguros se dividen en tres categorí­as:

  • Teléfonos inteligentes de gama baja, de hasta 250 euros. El precio de un seguro para los móviles más sencillos del mercado (hablamos de teléfonos inteligentes que van desde el Sony Xperia E1 hasta el Nokia Lumia 520, pasando por el HTC Desire 610) es de entre dos y cinco euros al mes.
  • Teléfonos inteligentes de gama media, de entre 250 y 400 euros. El precio de un seguro para móviles de estas gamas (terminales como el Sony Xperia Z2, el LG G2 o el Samsung Galaxy S4) es de entre cinco y diez euros al mes.
  • Teléfonos inteligentes de gama alta, más de 400 euros. El precio de un seguro para móviles de estas gamas (hablamos de terminales como el Samsung Galaxy Note 4, el iPhone 6 o el Sony Xperia Z3, por ejemplo) es de entre diez y 15 euros al mes.

¿Sustituyen los seguros de rotura a la garantí­a?

No, en absoluto. La garantí­a funciona por una parte, y los seguros funcionan por otra parte completamente diferente. La garantí­a de los teléfonos inteligentes cubre cualquier fallo o error que pueda tener de fábrica el terminal -dentro del periodo de tiempo estipulado-, y es el fabricante el que se tiene que hacer responsable de la reparación de un móvil en el caso de que ofrezca problemas dentro del periodo de la garantí­a. Claro que, al mismo tiempo, la garantí­a no se hace responsable del mal uso que pueda hacer el usuario del terminal, y ahí­ es donde entran precisamente en juego este tipo de seguros.

¿Es posible contratar un seguro para móviles en cualquier momento?

Muchos seguros para móviles solamente se pueden contratar dentro de un plazo determinado después de la compra del teléfono inteligente, especialmente en el caso de los seguros que ofrecen las diferentes compañí­as telefónicas. La mayorí­a de estos seguros únicamente admiten móviles comprados en un plazo máximo de 30 dí­as previos a la contratación de la póliza; en el caso de que queramos asegurar un terminal más antiguo, el precio del seguro puede ser notablemente superior -suponiendo que la empresa aseguradora acepte asegurar un dispositivo bajo estas condiciones-.

¿Cómo es la experiencia de hacer uso de un seguro para móviles?

El procedimiento a llevar a cabo en el momento en el que comenzamos a reclamar nuestro seguro es relativamente sencillo, y el único problema que genera es la cantidad de tiempo que pasa desde que enviamos el móvil a la aseguradora hasta que lo recibimos de vuelta. Estamos hablando de un periodo de aproximadamente entre dos y tres semanas de espera, tiempo en el cual se incluye la comprobación de los daños sufridos en el equipo y la posterior reparación o sustitución del terminal.

En el momento en el que sufrimos algún problema con nuestro teléfono inteligente (rotura, robo, etcétera), lo primero que tenemos que hacer es contactar con la empresa aseguradora. La empresa nos indicará los pasos a seguir (realizar una denuncia y enviar una copia en el caso de los robos, enviar el móvil o esperar a que lo recoja un mensajero a domicilio en el caso de las roturas), y nos mantendrá informados en todo momento del estado en el que se encuentra nuestro procedimiento. En el caso de que hayamos enviado un móvil estropeado sin posibilidad de reparación, la empresa aseguradora nos hará llegar a nuestro domicilio un teléfono inteligente idéntico o de similares caracterí­sticas.

Seguros de rotura de móviles

Los móviles de sustitución, ¿son nuevos?

Una de las preguntas que más se repite a la hora de hablar de los seguros para móviles está relacionada con el momento en el que un teléfono inteligente asegurado sufre una averí­a sin reparación posible. En el momento en el que se produce un robo o en el momento en el que la empresa aseguradora comprueba que es imposible reparar el terminal, el usuario tiene derecho a recibir un teléfono inteligente idéntico al que tení­a en ese momento (o uno de caracterí­sticas similares).

Pero, ¿se trata de un móvil nuevo, con sus precintos originales? La respuesta a esta pregunta varí­a en función de cada compañí­a aseguradora, pero por lo general, los teléfonos inteligentes de sustitución suelen ser terminales reparados previamente (es decir, refurbished). Esto no quiere decir que en algunas empresas aseguradoras no pueda darse el caso de que el terminal sea completamente nuevo.

Conclusiones…

  1. Los seguros para móviles cubren robos -y en algunos casos, hurtos-, pero rara vez cubren la pérdida accidental del móvil.
  2. También cubren daños accidentales y roturas del móvil, pero en algunos casos es necesario abonar una franquicia. Además, muchos disponen de un precio máximo para la reparación del terminal.
  3. Los precios de estos seguros varí­an enormemente en función del móvil que se va a asegurar y en función de la empresa a la que se recurra. Por ello, resulta complicado concluir si son o no rentables.
  4. La mayorí­a de los seguros de móviles únicamente se pueden contratar para móviles recién comprados.
  5. Muchas de las coberturas de estos seguros también vienen incluidas en los seguros de hogar, por lo que es recomendable consultar las condiciones del seguro del hogar -en el caso de que se tenga contratado alguno- antes de plantear la posibilidad de asegurar el móvil.

Primera imagen publicada originalmente por whitedog, segunda imagen publicada originalmente por techgeeze.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.